Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 14 de abril
La población tarraconense de Montblanc gravemente afectada por la crecida del río Francolí en 2019. EFE
Casi 1.500 personas han fallecido en España por desastres ambientales desde 1995

Casi 1.500 personas han fallecido en España por desastres ambientales desde 1995

oDS 15 | vida de ecosistemas terrestres ·

Las inundaciones son la principal causa de muerte por estos fenómenos al acumular uno de cada cuatro decesos

Viernes, 16 de diciembre 2022, 05:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Rayos, vientos fuertes, temperaturas extremas, deslizamientos de tierra, incendios, precipitaciones, todos ellos son fenómenos de la naturaleza que han causado, desde 1995, un total de 1.493 fallecimientos en España. Así lo constata el Perfil Ambiental de España publicado esta semana por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. «La incidencia de fenómenos naturales como las erupciones volcánicas y terremotos es menor en comparación con la de los fenómenos meteorológicos extremos», señala el documento gubernamental.

En el capítulo dedicado a la «salud y evaluación del riesgo ambiental», el departamento liderado por Teresa Ribera apunta a las inundaciones como el desastre natural con más fallecidos en España desde 1995. «El 26,5% de muertes por estas causas tiene como origen las inundaciones», destacan. Le siguen de cerca las altas temperaturas (20,3%) y los temporales marítimos (18,6%). «Estos tres fenómenos naturales son responsables de más del 65 % de todos los fallecimientos por los fenómenos naturales considerados», señalan.

Aumento de inundaciones

En los últimos años, el concepto de DANA, depresión aislada en niveles altos, se ha asentado en el vocabulario nacional y su impacto también se deja sentir, ya que el 69% del total de indemnizaciones del seguro de riesgos extraordinarios de los últimos 25 años fueron por inundación, según datos del Consorcio de Compensación de Seguros. «Los daños por inundaciones se estiman en total en una media de 800 millones anuales», apunta este organismo.

A pesar de su mayor presencia y virulencia, «se ha reducido la mortalidad», señala el Ministerio para la Transición Ecológica en el Perfil Ambiental de España de 2021. Los pasados doce meses, «destacaron por ser el año con menor número de fallecidos por desastres naturales», añaden. El total de defunciones se quedó en 19 y «como en años anteriores, los tres tipos de fenómenos comentados anteriormente volvieron a ser los de mayor peso», destaca el documento.

Muertes por golpe de calor

Junto con las muertes por inundación, los fallecidos por altas temperaturas acumulan la atención de las autoridades: «Son uno de los principales efectos del cambio climático», apunta el ministerio liderado por Teresa Ribera.

En el verano de 2021, fechas en las que se sitúa el Perfil Ambiental de España de esta semana, la Península Ibérica registró dos olas de calor y tres en las Islas Canarias. Cifras lejanas, eso sí, a los 41 días bajo esta denominación vividos el pasado verano. Sin embargo, el estío de 2021 pasará a la historia como la peor ola de calor desde que hay registros con el récord de temperatura de 47,4 grados.

Según los datos del ministerio de Sanidad, desde 1995, más de 200 personas han fallecido por golpes de calor

Por ello, y por el aumento de estos fenómenos, «España cuenta con un plan integral que incorpora actuaciones para reducir el impacto sobre la salud de los principales factores ambientales», apunta el Ministerio para la Transición Ecológica. Una hoja de ruta que tiene como objetivo la mejora de la salud de la población. «En este proyecto se establecen las acciones previstas para la prevención y control, estructuradas en varios niveles de actuación según el nivel de riesgo alcanzado como consecuencia del incremento de las temperaturas».

Según los datos del ministerio de Sanidad, desde 1995, más de 200 personas han fallecido por golpes de calor, donde el 32% son mujeres y el 68% hombres, tomando como referencia, en este caso, la serie histórica disponible desde 2004.

Cifras que continúan a la baja desde el máximo histórico registrado en 2018 con 42 personas fallecidas relacionadas con las altas temperaturas. Aquel año, la Península Ibérica registró una ola de calor a finales de julio y principios de agosto con temperaturas que alcanzaron los 38,3 ºC, «temperatura que no está entre las más elevadas, ya que afectó a numerosos observatorios del norte peninsular, lo que hace que este valor se modere», destaca la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Sin embargo, sí que se encuentra entre las más largas de la historia con un total de ocho jornadas seguidas bajo esta denominación.

El año 2018 se presenta como el de mayor incidencia con 42 fallecidos, pero le siguen los años 2004 con 26, 2015 con 24 y 2006 y 2019, ambos con 21 muertes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios