Borrar
Sequía Amazonas. EFE
La adaptación al cambio climático necesitará 340.000 millones de euros al año hasta 2030

La adaptación al cambio climático necesitará 340.000 millones de euros al año hasta 2030

ODS 13 | acción por el clima ·

Naciones Unida calcula el montante total para poner freno a los efectos del calentamiento global

Jueves, 3 de noviembre 2022, 10:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«En muchos lugares es demasiado tarde para la adaptación al cambio climático». Así de duro es el mensaje lanzado por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. Inundaciones en Pakistán, sequía en el Cuerno de África y olas de calor y temperaturas récord en el hemisferio norte, «estas serias repercusiones están ocurriendo a tan solo 1,1ºC de incremento del calentamiento global», afirma la ONU en su informe 'A medida que las repercusiones del cambio climático se aceleran, la adaptación debe convertirse en una prioridad mundial'. Unas consecuencias tangibles que pueden ser mayores, porque «el calentamiento global tiende a aumentar de 2,4 a 2,6ºC», advierte la investigación.

Los esfuerzos en la mitigación del cambio climático y en las emisiones de gases de efecto invernadero están fracasando. El último boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) lo expuso claramente: «Los niveles atmosféricos de los tres principales gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) alcanzaron el año pasado nuevos niveles récord».

El informe de Naciones Unidas señala que ocho de cada diez países cuentan «con al menos un instrumento nacional de planificación». Además, un tercio de los 197 países Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) tienen objetivos para lograr la adaptación. Sin embargo, el fallo está en la financiación.

Las necesidades estimadas, según la ONU, varían en un rango entre 160.000 millones de dólares y 340.000 millones en 2030, números que llegarían hasta los 565.000 millones en 2050. Sin embargo, la cantidad de dinero que llega a los países en desarrollo para hacer realidad estos planes «se encuentran entre 5 y 10 veces por debajo de las necesidades estimadas», advierte la ONU.

En 2009, los países ricos, responsables de cerca del 75% de las emisiones GEI totales, acordaron en Copenhague desembolsar 100.000 millones de dólares para ayudar a los estados en vías de desarrollo a hacer frente a esta emergencia climática. Cifra que nunca se ha alcanzado y «la brecha sigue ampliándose», revela el informe.

A falta de conocer el montante total del pasado ejercicio, 2020 «se cerró 17.000 millones de dólares por debajo», apunta el informe. Una meta que ya se ha quedado corta, «las necesidades de adaptación en el mundo en desarrollo se dispararán hasta los 340.000 millones al año para 2030», advierte Guterres. «El apoyo hoy en día representa menos de una décima parte de esa cantidad», añade.

Sin excusas

En el informe se concluye que, si se vinculan las medidas tanto de adaptación como de mitigación (como las soluciones basadas en la naturaleza) desde su inicio en sus etapas de planificación, financiación e implementación, se pueden mejorar sus beneficios colaterales. Asimismo, esta vinculación podría limitar eventuales compensaciones, como la energía hidroeléctrica que reduce la seguridad alimentaria o el riego de cultivos que aumenta el consumo de energía.

El grupo de autores del informe concluye que se necesita una firme voluntad política para incrementar las inversiones y los resultados en materia de adaptación. «No se puede permitir que las crisis como la guerra en Ucrania y la pandemia de Covid-19 descarrilen los esfuerzos internacionales dirigidos a incrementar la adaptación al cambio climático», relatan los autores. «Se requiere con urgencia una voluntad política sin precedentes e inversiones a largo plazo en proyectos de adaptación al cambio climático para evitar que la brecha de adaptación se amplíe», sentencian.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios