fotolia

Inconvenientes de regalar un animal por Navidad

«Los cachorros son los más demandados como obsequio, pero también los que más se abandonan una vez crecen»

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

Cuando era pequeña me pasé años pidiendo un perro a los Reyes Magos. Era mi mayor ilusión, pero mis padres siempre me decían: «Oriente está muy lejos, un ser vivo se les puede morir por el camino». El razonamiento tenía lógica y me horrorizaba que mi animalillo llegase moribundo, así que lo aceptaba a duras penas hasta el año siguiente, que volvía pedir lo mismo. El cachorro nunca llegó. Bueno sí, llegó, pero no por Navidad ni yo siendo una niña, sino cuando mis padres consideraron que tenía la responsabilidad suficiente como para hacerme cargo de él.

Esta es la historia de miles de niños (y no tan niños) que, anualmente, piden animales como regalo de Navidad. De hecho, el 24% de los españoles asegura que algún miembro de su familia (hijos, padres, pareja…) les ha pedido un animal de compañía en los últimos meses, según un reciente estudio de la Fundación Affinity.

Lo ha propiciado, en gran parte, el confinamiento y las medidas de distanciamiento social impuestas por la pandemia. Es más, el estudio sostiene que el 23% de los españoles considera que un animal de compañía es un buen regalo para estas Navidades debido a la situación actual y el 21% está dispuesto a regalarlo. Además, un 36% de la población que no tenía mascota se ha planteado adoptar un gato o un perro a raíz del confinamiento.

Efectivamente, un animal puede brindar la compañía que a muchos les falta dadas las circunstancias, y la ciencia ha demostrado que la convivencia con un perro o un gato tiene múltiples beneficios para las personas, pero la entidad alerta de que la decisión de regalar un animal de compañía debe tomarse a conciencia, no de forma impulsiva, y teniendo en cuenta si es compatible con nuestro estilo de vida y sus implicaciones a largo plazo.

Vídeo. Principales datos del estudio 'El nunca lo haría' de la Fundación Affinity. / Fundación affinity

Un aspecto importante es que, en general, los animales domésticos viven entre diez y veinte años. Otro, el coste económico. Según la Real Sociedad Canina Española (RSCE), mantener a un perro o un gato cuesta alrededor de 1.250 euros al año, entre alimentación, veterinario, peluquería y demás cuidados. De hecho, los problemas económicos son la tercera causa de abandono de animales en nuestro país. La primera son las camadas indeseadas. A ellas se suma el mal comportamiento del animal, la pérdida de interés o la falta de tiempo. Solo en 2019 las protectoras de animales españolas rescataron a un total de 306.000 perros y gatos. La cifra ha disminuido mucho en los últimos años, pero España sigue siendo uno de los países europeos donde más abandonos de animales domésticos se producen anualmente.

Para minimizar este impacto, la RSCE ha lanzado la campaña 'Para toda la vida', que pretende concienciar de que los animales no son solo para la navidad, sino para siempre, pues advierten que «más del 50% de los cachorros regalados en Navidad terminarán siendo abandonados».

Adoptar antes que comprar

Sonia Brena, presidenta de la protectora de animales APA SOSBilbao, se muestra muy en desacuerdo sobre esta tendencia. «Considerar la posibilidad de regalar un animal de compañía en Navidad supone tratarlos como meros objetos en lugar de seres sintientes, y el ejemplo de cosificación que se transmite con ello si el obsequiado es un menor es muy poco educativo», expresa. Aun así, señala que «la idea de que los animales no son un regalo está calando desde hace años en la sociedad y cada año son menos los que solicitan cachorros para regalar, pues estos son los más demandados como obsequio y también los más rechazados una vez han crecido». Sin embargo, señala que, aunque actualmente hay periodos de abandono de animales relacionados con el celo de las gatas y con la temporada de caza, no existe un incremento de casos en verano, como se suele pensar.

A quienes estén valorando adquirir un animal en un futuro cercano, les recomienda adoptarlo antes que comprarlo. «Mientras haya animales que se sacrifican en los centros de recogida/perreras de este país, la compra es moralmente cuestionable», opina. «Por otro lado, a menos que se acuda a criadores profesionales, algo poco habitual por su elevado precio, se fomenta un negocio a menudo cruel, como son las granjas de perros y gatos, en los que se crían las camadas en condiciones terribles».

Fotolia

Si lo que ya no podemos o queremos es hacernos cargo del animal, Brena invita a reflexionarlo con calma, pues «en ocasiones, lo que nos lleva a plantearnos esta decisión son problemas pasajeros». «En el caso de los perros, si hay problemas de conducta, se puede acudir a los numerosos educadores caninos que trabajan muy bien en España. Si es una cuestión de tiempo, se puede acudir a los servicios de paseadores. Y si no existe ninguna posibilidad de mantenerlo, se debería intentar ubicar al animal con otra familia compatible, para lo que se puede solicitar la ayuda de protectoras que difundan el mensaje, pero nunca abandonarlo», sugiere.

Cabe recordar que el abandono de un animal en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad está tipificado como delito en el Código Penal (Art. 337 bis), motivo suficiente para replantearse esa decisión.

En cifras

  • 21 % de los españoles se plantea regalar un animal de compañía a un familiar o amigo, para sobrellevar mejor las restricciones de movilidad y el distanciamiento social.

  • 24 % de los españoles asegura que algún miembro de su familia les ha pedido un animal de compañía en los últimos meses.

  • 1.250 euros al año es lo que cuesta, de media, mantener a un perro o un gato, entre alimentació, veterinario, peluquería y demás cuidados.

  • 306.000 perros y gatos fueron rescatados por protectoras españolas en 2019. El porcentaje de abandonos suele aumentar antes de verano y después de Navidad.

  • 23 % de los españoles considera que un animal de compañía es un buen regalo para estas Navidades, debido a la situación actual de distanciamiento social.

  • 36 % de los españoles que no conviven actualmente con un animal de compañía se ha planteado, a raíz del confinamiento, adoptar un perro o un gato.