Toñi Moreno, Carlos Sobera y Sandra Barneda se reparten la presentación del 'reality' / MEDIASET

'La casa de los secretos' o cómo el formato de 'GH' no estaba agotado

Telecinco recupera la esencia de su gran y denostado 'reality' con una edición de anónimos encerrados en la casa

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

Al final, el nombre no era tan importante. 'Gran Hermano', el 'reality' que inventó un nuevo modo de hacer televisión y reventó los techos de audiencias, cayó en desgracia hace cuatro años, tras el presunto abuso sexual sufrido en la casa por una concursante. Los anunciantes huyeron y la cadena cerró el chiringuito, pero no echaron la llave al mar. Fue un cierre obligado pero provisional, un tiempo de espera prudencial para dotarle de un ligero cambio de envoltorio. Telecinco estrena este jueves (22.00 horas) 'Secret Story. La casa de los secretos'. Es 'GH' aunque no se llame 'GH'. Así que no, el formato no estaba agotado. De hecho, ya han testado este otoño el nombre con una edición de famosetes, que ha reunido a 1,7 millones de espectadores de media. El salto a la edición con concursantes anónimos confirma la apuesta.

«Este nuevo programa es solo un cambio de carcasa respecto a 'Gran Hermano'. Pero un cambio pequeño porque más sería arriesgarse. El público tiene que reconocer el formato y el formato de 'La casa de los secretos' es el formato de 'GH'. Otra cosa es que hayan cambiado el nombre a la marca porque 'Gran hermano' había quedado lastrado por su fracaso en la reputación y en los niveles de audiencia de las últimas ediciones», valora Juan Francisco Gutiérrez Lozano, profesor de Periodismo Audiovisual en la Universidad de Málaga.

Rosa Belmonte, crítica televisiva, recuerda un precedente: «Cuando en 'La noria' entrevistaron a la madre de 'el Cuco' se formó también un follón. Las marcas retiraron sus anuncios y la cadena tuvo que prescindir del concurso. ¿Y qué hizo? Pues sacarlo poco después con otro nombre. ¡Y funcionó!».

Los especialistas consultados para este reportaje no solo creen que no es un riesgo retomar el formato de 'Gran Hermano', es que la cadena lo necesita para alimentar el resto de su programación. «'GH' se cayó de la parrilla por el escándalo, no hay más. Pero tanto aquel 'reality' como ahora el nuevo funcionan como una especie de macrogranja de personajes. Algunos de los concursantes anónimos cuajarán y se convertirán en breve en protagonistas de otros programas. 'GH' y 'Secret Story' hacen la labor de cantera, proporcionando personajes a otros espacios de la cadena, como La Masía proporciona jugadores al F.C. Barcelona».

Tal y como hicieron con 'GH', la cadena volverá a hacer girar en torno a su 'reality' estrella el resto de la programación. Carlos Sobera conducirá las galas de los jueves, Toñi Moreno se hará cargo del debate los domingos y Sandra Barneda hará el seguimiento diario. «No solo ocupa dos o tres noches de 'prime time', sino que alimenta 'Sálvame', el programa de Ana Rosa, etc. Es una rueda que no puede parar», apunta Belmonte.

El regreso camuflado de 'GH' presenta como alicientes un premio de 200.000 euros y un prometedor casting: participan una teniente de alcaldesa, una barrendera, un modelo, un técnico en emergencias... Gente de entre 24 y 44 años que se presenta con credenciales como estas: «Soy perfectamente imperfecta, un torbellino de emociones y de energía», «mi vida es de película», «nunca he tenido ninguna relación sentimental, ojalá»... El 'leit motiv' del concurso: los secretos.

– ¿Qué va a determinar que triunfe o fracase?

Juan Francisco Lozano: La naturalidad. El triunfo de las primeras ediciones de 'Gran Hermano' radicó en que los concursantes eran naturales. En este 'regreso', si el programa se refresca potenciando bien esto de los secretos y los participantes no llegan muy resabiados, podría funcionar.

Rosa Belmonte: Al espectador le resulta divertido ver las vidas de otras personas, especialmente verles sufrir. Y luego ocurre una cosa muy absurda, que es que el que lo ve siente una especie de superioridad moral. Dice: 'Madre mía, qué gente... ¡Yo soy Einstein! Así que, como casi siempre, el casting va a ser fundamental. Claro que no hay una Aída Nízar o una Bea 'la legionaria' por todas las esquinas.

No se atreven a apostar por una cifra de audiencia, pero ambos expertos coinciden en que dos millones sería más que aceptable. «La competencia de las series que emiten las plataformas de pago ya es muy fuerte y así como a 'Supervivientes' le ponen cierta épica, ver a un grupo de personas encerradas en una casa no sé si va a tener el mismo tirón que hace años», tiene sus reservas Juan Francisco Lozano. En todo caso, «Telecinco necesita un 'reality' que haga de 'telonero' de 'Supervivientes', que tiene el éxito asegurado en su regreso en la primavera».

Y los anunciantes que se fueron hace cuatro años... ¿Volverán?

Cuenten cuántos anuncios salen en el estreno del 'reality' de este jueves y podrán hacerse una idea de si es o no una apuesta fuerte. «Lo que ha hecho la cadena al recuperar el formato de 'GH' con otro nombre es lo que hacen las propias marcas a veces cuando un producto suyo no funciona. Le cambian el logo, el empaquetado y a la gente ya le parece una novedad», explica el publicista Jesús Lada, director creativo de Havas. No tiene duda de que 'La casa de los secretos' tendrá éxito de anunciantes porque «aunque las marcas huyeron cuando el escándalo porque a nadie le gusta ver su nombre asociado a algo así, aquello ya no está en la cabeza de la gente y los anunciantes van a querer sumarse al nuevo programa».