daniel crespo

Cuidado con el 'compra ahora, paga después' en Navidad

En España los pagos aplazados ya llegan al 3%

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

En algunos hogares, esta frase es tan prenavideña y tradicional como los villancicos. «¡No hemos cobrado la paga extra y ya está 'gastada'!». Sí, en estas fiestas los gastos se disparan. Lo que ocurre es que lo habitual era hacer números y esperar a que la paga llegase para, con el dinero en mano, hacer frente a la compra de regalos y comida, a los compromisos con seres queridos... Sin embargo, ahora muchos no esperan ya a esa inyección económica, porque se está imponiendo la opción del 'compre ahora y pague después', conocida como BNPL, siglas en inglés de 'buy now, pay later'.

¿Cómo funciona este sistema? Los servicios BNPL permiten a los compradores adquirir algo, casi siempre online, y pagarlo más tarde a plazos y sin intereses (supuestamente). La diferencia respecto a los plazos de toda la vida es que los vendedores reciben el dinero íntegro por adelantado, menos una comisión cobrada por el proveedor de BNPL, que varía entre el 2 y el 8% dependiendo de la alternativa BNPL elegida, del comerciante, del tipo de artículo y también de su precio.

¿Quiénes se han apuntado a esta forma de pago tan poco recomendable para los más impulsivos? «Sobre todo, los milenials y los integrantes de la generación Z. Este modo de consumo, tan fácil, es una gran tentación. Pagas..., pero parece que no. Aunque al final lo harás, claro», indica Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC e investigadora del grupo DigiBiz (Digital Business Research Group). Tal y como explica, ahora mismo los pagos aplazados representan en nuestro país un 3%. Y esta tendencia va al alza, porque la gente anda justilla de dinero. «Estamos ante un aumento del IPC, hay un incremento también de la presión fiscal, vamos a pagar más en seguridad social… Esto significa que la renta disponible de las familias va a ser menor. Si hay menos dinero para gastar y el ritmo de consumo sigue igual, es lógico que el consumidor utilice estas opciones de financiación», apunta.

Así que se prepara el escenario perfecto para que abusemos de esta herramienta de pago, principalmente pensada para pequeñas compras y que, al ser algo bastante novedoso en nuestro país, se presta a novatadas que pueden salir caras. «Mucha gente, a la hora de pagar, se sorprende de todo lo que ha comprado», recalca.

Ya ha pasado en Estados Unidos, donde surgió el BNPL, y ahora están llegando las 'sorpresitas' a España y otros países de Europa. ¡Y ya veremos después de Navidad! «Los pagos fraccionados y las compras online nos hacen perder la conciencia de estar adquiriendo cosas», indica la experta. Dar un clic es tan fácil... Con esto, no quiere decir que estas opciones de pago sean malas. «Pueden resultar útiles, pero si se usan de una forma consciente y planificada», matiza Ruiz-Dotras. De hecho, hay consumidores que están muy contentos con esta opción de comprar y pagar fraccionadamente después. Según un estudio encargado por PayPal, en España el 71% de las personas usuarias del servicio BNLP afirman que aplazar los pagos mediante el comercio electrónico les ayuda a gestionar su presupuesto, mientras que el 70% de los usuarios milenials y de la generación Z que utilizan este sistema coinciden en que les ayuda a dividir el coste y comprar mejores productos.

No apto para impulsivos

Ruiz-Dotras aconseja que, antes de lanzarnos a pagar con sistemas como este -ensalzados por potentes campañas de marketing- nos informemos y reforcemos nuestra cultura financiera para saber qué estamos haciendo. Y, sobre todo, que planifiquemos. «El 95% de las decisiones de compra de los consumidores se hacen de forma emocional, no racional», alerta. Así que no nos dejemos llevar por el impulso con estas herramientas tan 'fáciles'. Sobre todo, ahora que nos tientan un montón de reclamos navideños y que la pandemia nos lleva a querer compensarnos con caprichos. «Para no llevarnos sustos, lo mejor, antes de hacer cualquier compra, es recurrir a la vieja pregunta: '¿Me lo puedo permitir?'», aconseja le experta. Para ella, poder permitirse algo supone hacer números. Y una lista. Sí, de las de toda la vida. Hay aplicaciones que te ayudan a organizar tu economía, pero un papel y un boli valen también. «Es bueno hacer una planificacón mensual, semanal, de las vacaciones o de las Navidades, por ejemplo. Apuntar los gastos previstos y ver si con nuestro presupuesto los podemos afrontar. Si no, ahorrarlo antes, que es lo mejor», indica.

Además, Ruiz-Dotras aconseja estar muy pendientes del coste que genera utilizar el 'compra ahora, paga después'. Si la financiación que nos dan es a un 0% de interés y sin comisiones, entonces no tiene un coste extra, pero ojo: a veces, para acceder a este método de pago, algunas empresas obligan a comprar más de lo que necesitamos o nos ponen un límite mínimo de gasto superior al que habíamos pensado (es decir, nos están condicionando la compra). En su opinión, las empresas financieras utilizan cada vez más trucos de marketing para atraer al consumidor y que piense que la financiación es gratis.

Al alza

  • 258 euros en regalos Los españoles prevén gastar una media de 258 euros en regalos de Navidad, un 7 % más que el año pasado (240 euros), según el estudio 'Tendencias de consumo en Navidad', elaborado para la plataforma global de comercio electrónico eBay

  • Auge 680.000 millones de dólares La pandemia le ha dado el empujón que necesitaba al mercado del comercio electrónico y, con él, al BNPL, un sistema de pago que, según estimaciones de los expertos, acumulará un volumen de transacciones en todo el mundo de 680.000 millones de dólares en 2025, más del doble que hace tres año