La hora de Mastodon

10 preguntas para despejar el camino hacia Mastodon, la red social de la que todo el mundo habla

Jose Luis Orihuela
JOSE LUIS ORIHUELA Profesor de Comunicación Multimedia y Estrategia Digital, Universidad de Navarra

La crisis de autodestrucción en la que se ha embarcado Twitter desde que a finales de octubre Elon Musk tomara el control de la compañía ha provocado una fuga de usuarios que se encuentran a la búsqueda de nuevos hogares digitales.

Aunque Mastodon no es necesariamente el único destino natural de los emigrantes de Twitter, el espectacular crecimiento que ha tenido durante estas últimas semanas parece revelar una preferencia clara por esta red, en la que incluso los antiguos empleados de Twitter han encontrado refugio y montado su propia instancia.

También es cierto que el éxodo no está exento de penalidades, ya que Mastodon no es Twitter, y tanto el diseño de software como la cultura de cada red responden a filosofías contrapuestas.

1. ¿Qué es Mastodon?

Mastodon es una implementación del protocolo ActivityPub para la gestión de un servicio de microblogging (categoría a la que pertenecen, por ejemplo Twitter y Tumblr), cuyo código abierto permite su instalación en cualquier servidor web (lo que constituye una instancia). Mastodon es también la red de instancias federadas y, finalmente, una marca registrada por Mastodon gGmbH, una organización sin ánimo de lucro dirigida por Eugen Rochko, creador del software y administrador del servidor original.

2. ¿En qué se diferencia de Twitter?

Mientras que Twitter es fácil, Mastodon genera fricción por diseño. Twitter se gestiona de manera centralizada, con software propietario, es una empresa cotizada que vende publicidad (y verificación de identidades) y en la que los algoritmos han tomado posesión de la experiencia del usuario.

Mastodon, por el contrario, funciona de manera descentralizada, con software libre, no tiene publicidad y no hay algoritmos que alteren el timeline del usuario.

3. ¿Hay que dejar Twitter?

No es recomendable cerrar las cuentas, es preferible mantener ocupadas nuestras identidades y marcas en esa red. Además, los perfiles son el lugar idóneo para compartir los enlaces hacia nuestros nuevos destinos.

Lo que sí es recomendable es descargar los archivos de la cuenta para disponer de una copia de seguridad en local y configurar la doble verificación para mejorar la protección de la cuenta.

4. ¿Por qué ahora toca Mastodon?

Sin necesidad de abandonar la cuenta de Twitter, parece razonable disponer de un plan B en caso de que esa red implosione o quiebre. Hay muchos usuarios que han aprovechado la ocasión para volver a sus cuentas de Tumblr y también se nota una creciente actividad en Instagram.

De todas formas, desde que Elon Musk realizó la oferta inicial hasta que se hizo con la compañía, la conversación sobre Mastodon fue cobrando cada vez mayor protagonismo en Twitter (al mismo tiempo que se intensificaba la conversación sobre Twitter en Mastodon).

Resulta inevitable acudir a Twitter como referencia para explicar Mastodon, pero no sólo por esta crisis sino también por razones históricas. Mastodon nació en 2016 porque un usuario de Twitter dejó la red desencantado a causa de sus ineficiencias. Así fue como Eugene Rochko diseñó Mastodon inspirado por Twitter pero dispuesto a revertir todos sus fallos estructurales.

Por esta razón he afirmado que Mastodon es la respuesta a la pregunta ¿cómo habría sido Twitter si lo hubiera desarrollado la comunidad del software libre?

5. ¿Con qué criterio se debe escoger una instancia?

Elegir una instancia (servidor) de Mastodon se parece, en parte, a la elección de un proveedor de correo electrónico: nuestra identidad queda vinculada a la marca de la plataforma escogida (Gmail, Yahoo! Mail, AOL Mail o Outlook) y, con independencia de cuál sea nuestra opción, podremos comunicarnos con los usuarios de todas las demás.

En Mastodon hay instancias genéricas (que son las más saturadas) y hay instancias temáticas en función de países, regiones, ciudades, lenguas, profesiones, disciplinas y aficiones.

Otras cuestiones a considerar en la selección de una instancia son:

- El tamaño de la instancia (cantidad de cuentas alojadas) porque puede afectar al rendimiento del servidor y porque condiciona la experiencia del timeline local, que es el que corresponde a las actualizaciones de los usuarios de ese servidor.

- Las políticas de uso aceptable y términos del servicio establecidos por el administrador de la instancia escogida (idiomas aceptados, temas no permitidos, servidores bloqueados, contenido no disponible, etc.).

- El riesgo de defederación que podría sufrir la instancia en función de su temática o a causa de sus integrantes.

La buena noticia es que las cuentas de Mastodon son perfectamente transportables entre instancias, de modo que siempre existe la posibilidad de mudarse a otro servidor (conservando la comunidad de la cuenta, aunque el contenido permanezca en el anterior).

6. ¿Cómo encontrar a nuestros contactos?

Paradójicamente, el método más directo para saber si nuestros contactos están en Mastodon consiste en revisar su perfil de Twitter, ya que allí es donde se están indicando las señas de identidad correspondientes a Mastodon.

Uno de los factores que me ha convencido del potencial de Mastodon para el networking académico y la divulgación de la ciencia es la amplia diversidad de especialidades científicas que tienen centenares, cuando no miles, de representantes agrupados en comunidades perfectamente identificables: Antropología, Arqueología, Astrofísica, Bioinformática, Biofísica, Economía, Química, Comunicación, Criminología, Derecho, Humanidades Digitales, Historia, Neurociencia, Psicología, Sociología, etc. En Mastodon aguarda un tesoro a cada investigador.

7. ¿Cómo se verifica nuestra identidad en Mastodon?

En Mastodon no existe la verificación centralizada de perfiles de usuario (el distintivo celeste de Twitter), sólo existe la verificación de los enlaces que el usuario incluye en su perfil (hasta cuatro) y solo en la medida en que el propietario de la cuenta pueda incluir una línea de código HTML (disponible en su perfil) en el archivo HTML de la página hacia la que apunta el enlace. En tal caso, el enlace correspondiente aparecerá en color verde, indicando que está verificado.

Hay un servicio muy interesante llamado Twittodon que permite realizar una verificación cruzada entre una cuenta de Twitter y una cuenta de Mastodon y que genera un enlace que, al añadirse al perfil, confirma esa correspondencia y figura en color verde. Twittodon también ofrece acceso a una base de datos de correspondencias verificadas que puede utilizarse para localizar las cuentas de Mastodon de los usuarios de Twitter.

8. ¿Cómo se comunica públicamente nuestra identidad en Mastodon?

Cuando comunicamos a un amigo nuestra presencia en Twitter podemos decirle «búscame en Twitter», ya que conociendo nuestro nombre puede realizar una búsqueda muy sencilla en el buscador interno de Twitter. En cambio, decir «estoy en Mastodon», es el equivalente a decir «tengo correo electrónico»: no hay modo de localizarte si no indicas en qué servidor estás.

En Mastodon no hay búsqueda centralizada (sólo búsqueda contra la base de datos de una instancia) y tampoco hay búsqueda por palabras. Sólo pueden buscarse etiquetas (#MastodonHelp), perfiles de usuarios por su username (@jlori@mastodon.cloud), perfiles de usuarios por su URL (https://mastodon.cloud/@jlori) y publicaciones por su URL (https://mastodon.cloud/@jlori/109331733327310686).

Fuera de Mastodon, en cualquier sitio web, blog o cuenta en redes sociales, el modo correcto de comunicar la identidad es mediante la URL de la cuenta. Si por el contrario se comunica mediante el username (@jlori@mastodon.cloud), el navegador interpretará esa secuencia como si fuera una dirección de correo electrónico.

9. ¿Qué características tiene la escritura en Mastodon?

La restricción originaria de Twitter fue de 140 caracteres por tuit, ampliada posteriormente a 280 caracteres, que es el límite hasta ahora. En Mastodon el límite estándar se ha ampliado hasta los 500 caracteres, aunque es una restricción que cada administrador de instancia podría modificar hacia arriba o hacia abajo.

La segunda característica que define a la escritura en Mastodon es la necesidad de hacer un uso intensivo de etiquetas (similar a la lógica de descubrimiento de contenidos que opera en Instagram) para que las publicaciones trasciendan la frontera del timeline local (algo que también se consigue teniendo seguidores de instancias remotas) y alcancen a usuarios de Mastodon que no nos siguen pero que están rastreando la etiqueta en cuestión.

10. ¿Qué información solvente puedo consultar sobre Mastodon?

La fuente oficial, que conviene explorar a fondo, es Mastodon Documentation y una guía muy recomendable es Fedi.Tips.

La cuenta del desarrollador del software original de Mastodon, Eugen Rochko, puede visitarse en mastodon.social/@Gargron.

Finalmente, como ya he confesado, aquellos usuarios que estén dispuestos a sortear la carrera de obstáculos que representa incorporarse a Mastodon y aprender sus técnicas y su cultura (desaprendiendo parte de las heredadas) se encontrarán en un ambiente que, a los viejos rockeros de internet, nos trae los recuerdos de las comunidades de Usenet, de los comienzos de la Web y, por supuesto, de la revolución de los blogs.

Este artículo ha siod publicado en The Conversation.