La Policía Nacional pone en marcha el Plan Smart-Pol

Busca lograr la meta del «cero papel» y reforzar la calidad del servicio prestado a la sociedad

EUROPA PRESS Las Palmas de Gran Canaria

La Policía Nacional ha iniciado un plan denominado 'Smart-Pol' con el que persigue alcanzar la «completa digitalización» de las unidades policiales para adaptarlas a los nuevos tiempos y facilitar a los agentes realizar todos los trámites y gestiones a través de internet.

Se trata de un plan de choque dirigido a «avanzar en la transformación digital y acelerar la dotación de equipos», ha comunicado este viernes la Policía, que prevé entregar a lo largo de este año 10.862 'smartphones', 3.410 tabletas y 228 ordenadores portátiles con el fin de mejorar el equipamiento de los agentes.

«Con su funcionamiento se adaptará la actividad diaria de los policías al nuevo entorno digital, generalizando la posibilidad de realizar de forma electrónica todos los trámites y gestiones,tanto los procedimientos internos como en la realización de tramitaciones administrativas solicitadas por los ciudadanos«, indica la Dirección General de la Policía en una nota de prensa.

La Policía destaca que con este plan se busca alcanzar la meta del «cero papel» y reforzar su calidad de servicio «con un enfoque innovador para atender con cercanía y eficacia a los ciudadanos».

Enmarcado en el Plan de Transformación Digital, esta iniciativa contempla hacer entrega a los policías de los nuevos dispositivos electrónicos cuando se incorporen a la Escuela Nacional de Policía «para que, ya en el periodo formativo, dispongan de este tipo de facilidades que permita la inmersión digital» desde el minuto uno.

Durante el 2022, la Policía calcula, en concreto, dotar con 862 tabletas y 862 teléfonos móviles «de forma escalonada» a los integrantes de las Escalas Superior, Ejecutiva, de Subinspección y Oficiales de Policía una vez que hayan jurado sus cargos.

Además, expone la Dirección General, «se llevará a cabo la dotación individual de 2.548 tabletas corporativas a todos los policías alumnos» y 10.000 teléfonos «a todos aquellos policías en destinos operativos, de gestión y apoyo que lo requieran».

También, según la Policía, se asignará un ordenador portátil -alrededor, estiman, de unas 228 unidades- a todos los miembros de las Escalas Superior y Ejecutiva de Primera Categoría.

La Policía defiende que la transformación e inmersión digital es una prioridad dentro de la institución «al no ser posible dar respuestas analógicas a problemas, realidades o desafíos» digitales. «La utilización del papel como elemento de almacenamiento de la información va quedando obsoleta y es sustituida por recursos informáticos» que aportan una mayor eficacia, seguridad y calidad.

«El proyecto de transformación digital afecta a la actividad de la Policía Nacional en un doble sentido, tanto desde una perspectiva de carácter interno, relativa a la modernización digital del propio funcionamiento de la organización, como desde un punto de vista estrictamente operativo relacionado con la capacidad de obtener información en el momento que se precise«, concluye la Policía.