Fallece un niño de cuatro años al caerle un cogollo de palmera

18/07/2018

Un niño, de cuatro años y vecino de Ingenio, falleció en la tarde de este martes tras caerle encima el cogollo de una palmera cuando participaba en un campus de verano en el CEIP Chano Sánchez de Carrizal en Ingenio. El menor murió en el acto. El viento pudo provocar la caída.

Un niño, de cuatro años de edad y vecino de Ingenio, falleció sobre las 13.00 horas de este martes tras caerle encima el cogollo de una palmera de entre cuatro y cinco metros de altura, cuando disfrutaba de un campus de verano en el Centro de Educación Infantil y Primaria Chano Sánchez, en el barrio de Capellanía en Carrizal de Ingenio. El pequeño disfrutaba de esta actividad veraniega junto con su hermana que no se encontraba con él en el momento de la tragedia.

La víctima no cursaba estudios en el centro educativo donde tuvo lugar la tragedia y participaba en el campus de verano organizado por la empresa Dalmasi en colaboración con el Ayuntamiento de la Villa de Ingenio.

Fuentes municipales apuntaron ayer que este campus de verano es una de las actividades tradicionales que se repite año tras año en el municipio. El menor recibió el impacto directo del cogollo de la palmera y falleció en el acto, según confirmaron ayer fuentes cercanas a la investigación del suceso. El personal sanitario del Servicio de Urgencias Canario, desplazado una ambulancia de soporte vital básico y otra medicalizada, solo pudo confirmar su muerte.

Al parecer, según apuntaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas, todo apunta a que el intenso viento, que soplaba a más de 50 kilómetros por hora en el momento de la tragedia, partió el ejemplar de palmera que provocó el fallecimiento del menor. Califican el suceso de accidente y descartan de lleno una negligencia por parte de los organizadores de la actividad veraniega.

Dos menores caminando

Junto al pequeño fallecido iba caminando otro menor que solo resultó herido por una abrasión en el brazo, de carácter leve, al rozarle el cogollo de la palmera que impactó en su compañero. El menor no tuvo que ser trasladado a ningún centro hospitalario, según apuntaron ayer fuentes sanitarias. Estaban acompañados de una monitora del campus de verano que tenía lugar en el citado centro educativo.

El accidente, según confirmaron ayer diversas fuentes, tuvo lugar en una zona de tránsito dentro del recinto educativo cedido por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias para realizar el campus de verano, como se hace todos los años.

La consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, Nieves Lady Barreto, anunció ayer que propiciará una mesa para coordinar la actuación de las administraciones en la lucha contra la plaga de picudín que afecta a palmerales de las islas. La presencia del picudín (Diocalandra frumenti) en Canarias fue detectada en 1998 en Gran Canaria y, en 2016, ya estaba presente en todas las islas del archipiélago a excepción de El Hierro, explicó Nieves Lady Barreto en el pleno del Parlamento regional.

Las larvas de esta especie afectan a las hojas de manera escalonada, pues comienza la infección desde las externas hacia las interiores y provoca la muerte del ejemplar en un periodo de siete a diez años.

Además, la presencia de la Diocalandra provoca un aumento de otras enfermedades que son letales para la palmera canaria. La expansión de esta plaga es especialmente preocupante en Gran Canaria, donde ha afectado a la práctica totalidad de las palmeras canarias utilizadas en jardinería entre Mogán y Las Palmas de Gran Canaria hasta la cota de 200 metros.

No obstante, lo más preocupante es que ya está afectando de manera progresiva a palmeras y palmerales naturales en barrancos del sur y del suroeste de Gran Canaria, algunos tan singulares como Arteara, Ayagaures y el Aserradero.

«Hay que recordar que los palmerales son hábitats prioritarios de interés comunitario y dado que esta plaga constituye una amenaza de gran nivel para la conservación de este tipo de entornos, se entiende necesario que se aborden medidas de control y lucha en la misma línea que las utilizadas en su momento contra el picudo rojo», señaló la consejera.

Nieves Lady Barreto recordó las acciones llevadas a cabo desde la Consejería de Agricultura, que tiene las competencias en esta materia a través del área de Sanidad Vegetal, entre ellas la orden publicada en 2007 en la que se declaró la existencia de las plagas producidas por el picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) y el picudín y se establecieron las medidas fitosanitarias para la erradicación y control de ambas especies.