Los dromedarios de la empresa que organizó la excursión.. / I. Arlandis

Muere un joven arrastrado por un dromedario en Valencia

El animal se asustó al cruzarse con una chica a caballo y la víctima y su hermana quedaron enganchados en las sillas | La víctima sufrió lesiones cerebrales irreversibles y falleció días después en el hospital

JAVIER MARTÍNEZ Valencia

Una excursión en dromedario por el parque natural del Turia, en Manises (Valencia), acabó en tragedia. Un joven de 20 años, Christian B. D., murió y su hermana resultó herida al desbocarse el animal, quedar enganchados en la doble silla y ser arrastrados más de 200 metros. La víctima ingresó en estado crítico en el Hospital La Fe, donde falleció varios días después pese a los esfuerzos médicos.

Los hechos ocurrieron sobre las 11:00 horas del pasado 4 de abril en las inmediaciones de la empresa de Manises que organizó la actividad. Uno de los dromedarios se asustó al cruzarse con una chica a caballo, arrastrando en su carrera a la víctima y a su hermana, de 22 años, y causándoles lesiones graves. Los hermanos quedaron enganchados en la doble silla mientras el animal corría sin control hasta que fue interceptado por un coche que circulaba por un camino. Los padres del joven fallecido, que montaban otro de los animales, fueron testigos del suceso, así como el guía de la excursión y otras personas que participaban en la actividad.

Cuando el dromedario paró tras ser bloqueado por el vehículo, la joven estaba malherida y seguía colgada de la silla. Su hermano se había soltado parcialmente y había salido despedido. Las dos víctimas tenían fracturas. Christian sufrió graves lesiones cerebrales al golpearse la cabeza contra el suelo, mientras que su hermana padeció traumatismos y roturas en las piernas. Tras recibir el aviso del accidente, el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) envió una ambulancia al lugar. Cuando llegó el equipo del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU), el joven se encontraba en estado crítico. Los sanitarios lograron estabilizar a la víctima y la trasladaron con urgencia al hospital.

Según informaron fuentes médicas, el joven sufrió lesiones cerebrales irreversibles. Tres días después, su estado de muerte cerebral dejó sumidos a sus familiares y amigos en una profunda tristeza. Los médicos mantuvieron conectado al joven a un respirador mientras preparaban la donación de sus órganos con la aprobación de los padres. El funeral tuvo lugar el pasado sábado entre muestras de gran condolencia.

Actividad de la empresa

Mientras la familia de Christian trata de asimilar el trágico accidente, la empresa organizadora de la excursión sigue ofertando en su página web varias actividades y eventos relacionados con animales, dirigidos sobre todo a familias con niños, incluido el paseo con dromedario. «Sabemos que fue un accidente, pero la empresas que organizan este tipo de actividades deberían garantizar la seguridad de las personas con un mayor control de los animales», afirmó un amigo del joven fallecido. «Los camellos van atados en hilera en otros lugares para evitar estampidas ante cualquier incidente imprevisto», añadió.

Una portavoz de la empresa organizadora de la excursión manifestó el lunes a 'Las Provincias' que tiene todos los permisos y seguros necesarios para realizar eventos relacionados con animales, como cabalgatas de Reyes, clases de equitación o paseos en dromedario, y que está colaborando con los agentes de la Policía Judicial que asumieron la investigación del accidente. La actividad contratada por los padres de la víctima tenía una duración de unos 45 minutos aproximadamente con una ruta por los campos de naranjos en el término de Manises. La edad mínima para montar en los dromedarios es de seis años y los participantes no llevan casco, una medida de protección que sí es obligatoria en las clases de equitación.

El trágico accidente ha causado una gran consternación en las Escuelas Profesionales Luis Amigó (EPLA), donde Christian estudiaba un ciclo formativo. Los profesores y compañeros del joven le han dedicado palabras muy emotivas en mensajes que han difundido en los últimos días en grupos de WhatsApp. Era un alumno brillante y granjeaba amistades dentro y fuera de las aulas.