Hallan a una familia muerta en Tenerife

16/07/2018

El matrimonio y sus dos hijas, de tres y seis años, estaban en la vivienda familiar de La Orotava. La Guardia Civil halló una nota que podría ser clave para esclarecer lo ocurrido. El hombre estaba ahorcado y la madre y las niñas yacían en una cama

Un hombre de 45 años acabó supuestamente con la vida de todos los miembros de su familia y luego se suicidó en el municipio tinerfeño de La Orotava. Los primeros indicios apuntan a que podría tratarse de un nuevo caso de violencia de género, pues al parecer el hombre mató primero a su dos hijas, de tres y seis años, luego a su mujer y posteriormente se ahorcó en el interior de la vivienda familiar. Sin embargo, la Policía Judicial de la Guardia Civil no descarta otras hipótesis, como que fueron ambos, el matrimonio, los que primero mataron a las niñas y después acabaron con sus propias vidas.

Una nota manuscrita hallada en el interior de la vivienda podría ser la clave para esclarecer lo sucedido.

La Guardia Civil fue quien recibió la primera llamada alertando del fallecimiento de cuatro personas en La Orotava. Eran las doce y media de la mañana y la llamada la hacía una persona próxima a la familia que se encontró con la mujer, de poco más de 30 años, y las dos niñas en la cama de la habitación del matrimonio y al hombre ahorcado en otra estancia de la casa, según fuentes de la Guardia Civil que, sin embargo, alertaban de que los cuerpos de las fallecidas no presentaban signos de violencia, por lo que no se descarta que fueran asfixiadas o envenenadas.

El hombre, un brigada del Ejército de Tierra, parece ser el autor material de la «nota manuscrita» hallada en la vivienda, extremo que, sin embargo, nadie llegó ayer a confirmar. Tampoco ha trascendido el contenido de esa nota en la que, al parecer, se describe el cómo y el por qué de las muertes. El alcalde de La Orotava, Francisco Linares, fue muy cauto al relatar la existencia de esa nota y, quizás sin percatarse de ello, estaba dando la pista de lo ocurrido. A la pregunta de una periodista sobre «que todo apuntaba a que el padre es el presunto homicida», el alcalde se queda callado para luego indicar que no puede «decir nada porque hay una nota escrita y no puedo dar ningún otro dato hasta que la jueza levante el secreto de sumario».

Linares, que según supo de los hechos se desplazó de inmediato hasta el número 30 de la calle Cruz de Los Martillo, se mostró muy apesadumbrado por lo ocurrido, pues, según relató, se trataba de una familia «normalizada» y no constaba «ninguna denuncia» por violencia por parte de la mujer, hija de un conocido bodeguero del Valle.

Hipótesis

En torno al caso, que ya está judicializado y baso secreto de sumario, se mantienen abiertas todas las hipótesis, máxime cuando, según relató Francisco Linares el matrimonio fallecido y sus dos niñas habían estado el domingo en una fiesta familiar sin que, aparentemente, mostraran ningún comportamiento extraño.

También descartaba el alcalde orotavense que los cuerpos presentaran ninguna herida por arma de fuego después de que los vecinos hablaban de disparos en el domicilio. Este extremo ya lo había también confirmado la Guardia Civil, que descartaba signos de violencia externos en los cuerpos y remitía a los resultados de las preceptivas autopsias para conocer las causas exactas de las muertes.

Hasta bien entrada la tarde los cuerpos de los cuatro fallecidos permanecían en la vivienda que hasta ayer compartían.

Las banderas del Ayuntamiento de La Orotava ondeaban ayer a media asta «en señal de dolor y respeto por las víctimas», reza en la web oficial del Consistorio.