Explosivos de la Guerra Civil encontrados en Alcoy (Alicante). / Policía Nacional

Encuentran un depósito de explosivos de la Guerra Civil en Alicante

Las obras en una antigua fundición de Alcoy ponen al descubierto obuses, granadas y bombas de aviacción enterradas durante la contienda

EUROPA PRESS

Las obas de rehabilitación en una antigua fundación de Alcoy (Alicante) han permitido encontrar enterrado un depósito de explosivos de la Guerra Civil, posiblemente ocultado por los trabajadores de las instalaciones durante la contienda. Se trata del segundo hallazgo de estos de artefactos originarios de guerra que la Unidad TEDAX de la Policía Nacional ha tenido que neutralizar.

La empresa encargada de la supervisión de las obras especializada en estudios del subsuelo con georradar contactó con la Policía Nacional tras encontrar el depósito. Agentes de la la Unidad de Desactivación de Explosivos y NRBQ de la Comisaría Provincial de Alicante fue movilizada de inmediato.

Los policías contaron con un informe realizado, realizado a petición del Ayuntamiento de Alcoi, por un hallazgo anterior donde los TEDAX llegaron a neutralizar y destruir un total de 85 artefactos de la Guerra Civil. Una vez asegurado el lugar, se planificó el modo de intervenir en la instalación donde el informe del georradar reflejaba que podrían existir artefactos enterrados.

Para ello se emplearon los medios propios de la unidad y posteriormente maquinaria de la que dispone la empresa rehabilitadora. Los agentes comenzaron una compleja inspección debido a la superficie de la fundición -de más de 8.000 m2-, la elevada cantidad de elementos metálicos en el subsuelo que impiden usar detectores de metales y el propio hecho de que estén enterrados a diferentes profundidades.

Nada más comenzar la excavación se localizaron dos granadas de mortero y, tras una posterior inspección de la zona, continuaron apareciendo el resto de los 18 artefactos. En concreto fueron siete granadas de mortero de diferentes calibres, tres obuses de artillería, una granada de fusil, una granada de mano de mango, tres granadas de mano, una espoleta de granada de mortero, una bomba de aviación -que eran lanzadas a mano por el mismo piloto- y otro artefacto que no ha sido posible identificar por su mal estado de conservación.

Según la Policía, todo hacía suponer que debieron ser enterrados de forma intencionada, probablemente por trabajadores de la fundición, lo que implica que podrían existir más «depósitos» similares al encontrado en otras partes de la fundición, por lo que se continuó con la inspección de la zona.

Perros especializados

Para esta nueva fase de la intervención, se solicitó la participación de la Unidad de Guías Caninos de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Alicante, lo que ha constituido un reto para esta unidad, dado que dentro de sus capacidades no está detectar el olor del componente explosivo de origen militar del que se componen la mayoría de estos artefactos, conocido como TNT.

La Jefatura explica que se trata de una capacidad completamente nueva que deben adquirir, primero, porque el explosivo del que se componen la mayoría de los explosivos de la Guerra Civil no tenían introducido el TNT y, segundo, porque tampoco estaban acostumbrados a buscar explosivos enterrados, a pesar de lo cual, se consiguió un extraordinario rendimiento de los perros teniendo en cuenta que aún se encuentra en sus inicios.

Una vez concluida la extracción de los explosivos, el material fue trasladado a una cantera del término municipal de Cocentaina para llevar a cabo la neutralización de los mismo,

Por último, la Policía y la empresa rehabilitadora han establecido un protocolo de trabajo por si aparecen nuevos depósitos, aunque no se descarta que los especialistas realicen nuevas inspecciones dada la gran superficie de las instalaciones.