Bajo custodia el detenido del caso de Diana Quer

30/12/2017

El hombre detenido este viernes por una presunta agresión sexual en Boiro (A Coruña), sospechoso de la desaparición de la joven madrileña Diana Quer en agosto de 2016 en A Pobra, ha pasado

la primera noche bajo custodia en la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña.

J.E.A.G., de 41 años y vecino de Rianxo (A Coruña), fue detenido ayer junto con su esposa, que también ha pasado la noche bajo custodia policial en las mismas dependencias de la Guardia Civil.

Ambos permanecieron detenidos en el puesto de Padrón, custodiados por agentes de la UCO desplazados desde Madrid, mientras que otros compañeros de esta misma unidad realizaban distintas diligencias, entre ellas, el registro de su vivienda en Rianxo.

El domicilio está situado a poca distancia (un par de kilómetros) del puente de Taragoña bajo el que fue encontrado el móvil de Diana Quer por una mariscadora.

A media tarde fueron conducidos por separado, con un par de horas de diferencia, a las dependencias centrales de la Guardia Civil en Galicia, situadas en A Coruña, en donde han pasado la noche y se prevé que agoten el plazo de 72 horas antes de pasar a disposición judicial.

El hombre fue en su momento interrogado por los investigadores de la desaparición de la joven madrileña en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), aunque nunca llegó a ser arrestado.

La Guardia Civil investiga la conexión entre la agresión que presuntamente habría intentado cometer el detenido con el caso de Diana Quer, aunque advierten que es pronto para determinar su relación.

La detención de J.E.A.G se produjo ayer tras la denuncia de una joven de Boiro esta semana, en la que aseguró que el ahora arrestado la amenazó con un cuchillo e intentó meterla en el maletero de su coche.

Esta denuncia llamó la atención de los investigadores del caso Quer, que había sido archivado provisionalmente por el juez en abril por falta de sujeto contra quien dirigir las actuaciones, aunque las investigaciones de la Guardia Civil no se interrumpieron.

Y de hecho, todo apunta a que la relación del detenido con la desaparición de la joven madrileña es más que una posibilidad a investigar, tanto por el equipo desplazado, formado por unos 30 agentes, como por las diligencias practicadas.

El hombre encaja con el perfil que buscaban los investigadores en el caso de la desaparición de Diana Quer, entre 35 y 40 años, de la zona y con antecedentes delictivos.

El detenido fue condenado por tráfico de drogas en 2007 y también fue investigado por agresión sexual y lesiones, entre otros.

Entre las incógnitas del caso, además del paradero de Diana Quer, está la coartada facilitada en su día por la mujer del detenido respecto a la noche de la desaparición de la joven madrileña, que estaría en duda y sería el motivo de su detención.

Según publica hoy La Voz de Galicia la ubicación del móvil del detenido coincide con la del teléfono de Diana Quer la noche de su desaparición y, según otros medios, su vehículo ha podido ser ubicado en zonas por las que pasó la joven esa noche, lo que pondría en entredicho la declaración de la mujer del detenido.