Atrapados durante horas en la carretera del norte

    Cargando reproductor ...
04/04/2019

El colapso por los desprendimientos y la acumulación de agua en la GC-2 ha generado graves retenciones en la principal arteria del norte de Gran Canaria. Los vecinos de los municipios norteños han tardado varias horas en poder acceder a la capital de la isla.

ETIQUETAS:

El desprendimiento de piedras, la acumulación de agua en las vías por las lluvias de las últimas horas y la caída de un cable en uno de los túneles de De Silva ha generado un caos circulatoria durante toda la mañana del jueves en el norte de Gran Canaria.

Atrapados durante horas en la carretera del norte

El servicio de Carreteras de Gran Canaria ha trabajado durante toda la mañana para restablecer la normalidad del tráfico, pero eso no ha evitado colas de más de dos horas para acceder a Las Palmas de Gran Canaria.

Uno de los puntos más conflictivos de la GC-2 se registró a la altura de El Altillo, en Moya, en dirección a la capital. En concreto en el kilómetro 15 fue donde más agua se acumuló, por lo que se procedió a cerrar varios carriles para facilitar los trabajos de limpieza.

Atrapados durante horas en la carretera del norte

Hasta pasado el mediodía no se ha podido abrir el tráfico en los carriles cerrado, lo que ha ocasionado fuertes retenciones en la principal arteria del norte de la isla. «Es tercermundista. Caen cuatro gotas y todo se colapsa. Es inconcebible que tardemos horas en poder ir a la ciudad», denunciaba Carmen Castellano, una vecina de Moya que ha sufrido los atascos durante la mañana.