Asaltan y agreden a un matrimonio anciano en su casa en Los Realejos

Las víctimas son un hombre de 85 años, a quien recientemente se le instaló un marcapasos y su mujer, de la misma edad, convaleciente de una operación de cadera

CANARIAS7 Santa Cruz de Tenerife

La madrugada del 30 al 31 de mayo, a las 0:20, una pareja de jóvenes irrumpió en un domicilio situado en la zona de Las Llanadas, en la parte alta del municipio de Los Realejos, donde forzaron la puerta y posteriormente agredieron a los que allí dormían: dos personas mayores de 85 años, llevándose los ahorros que tenían.

Los hechos fueron denunciados a la mañana siguiente, poniendo en conocimiento de la Policía Nacional los detalles de lo acontecido aquella noche y dando comienzo a las diligencias tendentes al esclarecimiento de los hechos.

Agredidos en su domicilio

Según comentaron las propias víctimas, oyeron un ruido mientras dormían que les sobresaltó, el marido, que sufre de problemas cardiacos, se levantó para ver qué ocurría y se topó con dos hombres encapuchados y con mascarilla, abalanzándose uno de ellos sobre él. Al percartarse de que algo estaba ocurriendo, la mujer, recientemente operada de la cadera, salió en defensa de su marido armada con un palo, encontrándose con los ladrones, que primero la amenazaron con un cuchillo y después la tiraron al suelo golpeándola insistentemente. Seguidamente, los autores les exigieron la entrega de todo el dinero de que dispusieran, como así hicieron.

Detenidos gracias a la colaboración vecinal

Así, tras unos días de investigación, miembros de la Comisaría Local de Policía Nacional del Puerto de la Cruz localizaron a los autores gracias a las descripciones realizadas, así como a la colaboración de los vecinos que, alertados por las voces de las víctimas, pudieron ver cómo huían los autores. Se trata de dos hombres, de 29 y 39 años, naturales de la zona, ambos con antecedentes policiales.

Ambos fueron detenidos en sus respectivos domicilios, previa autorización judicial para entrada y registro, encontrándose los agentes con resistencia activa por parte de los mismos, teniendo que emplear la fuerza mínima imprescindible para proceder a su detención.