Un avión de la compañía Volotea, estacionado en el aeropuerto de A Coruña, en el que se produjo el falso aviso de bomba. / E. P./Vídeo: E. P.

Alarma en un vuelo entre Bilbao y A Coruña por aviso de bomba

Las fuerzas de seguridad, una vez evacuado el pasaje, no encontraron los explosivos tras revisar el aparato en el aeropuerto de Alvedro. El incidente podría estar relacionado con el traslado de un preso

X. M.

Un aviso de bomba en un avión que volaba de Bilbao a A Coruña provocó este viernes la alarma a primeras horas de la mañana. El Airbus 319 de la compañía Volotea tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto coruñés, donde el pasaje fue desembarcado y la Guardia Civil revisó el aparato sin encontrar el explosivo.

El avión, que realizaba el vuelo V7 3538 con 105 pasajeros y seis tripulantes, despegó a las 6:41 horas del aeropuerto bilbaíno de Loyo. Poco después se recibió una llamada en el teléfono 112 de SOS Deiak. Al parecer, un comunicante anónimo dijo que había un explosivo a bordo de la aeronave. De inmediato la Ertzaintza comunicó la alerta a los aeropuertos de Bilbao y A Coruña, mientras se estudiaba si era posible desviar el aparato aeródromos alternativos como los de Santander, o Asturias. Finalemente, AENA activó de inmediato el plan de emergencia en el aeropuerto de Alvedro, donde el aparato aterrizó sin novedad a las 7:25 horas.

Una vez en tierra, el avión fue estacionado en una zona aislada del aeropuerto, donde la tripulación, la Guardia Civil y la Policía Nacional procedieron a evacuar a los pasajeros. Asimismo se puso en alerta a efectivos de Urxencias Sanitarias de Galicia-061, de los Bomberos de A Coruña y Arteixo, de Protección Civil y del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias.

Efectivos del instituto armado procedieron a revisar la cabina de pasaje y la bodega en busca del explosivo. Los agentes no encontraron artefacto alguno por lo que se dio por finalizada la alerta. Los pasajeros fueron trasladados hasta la terminal del aeropuerto coruñés, donde esperaron los equipajes y enseres que tuvieron que dejar en el avión al ser evacuados.

Investigación abierta

La fuerzas de seguridad investigan ahora la procedencia de la llamada anónima que comunicó el falso aviso de bomba. El coronel Francisco Javier Jambrina, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, preguntado sobre una posible relación entre el falso aviso y la presencia de un preso con permiso penitenciario en el vuelo, se limitó a confirmar que un interno en esta situación viajaba en la aeronave, informa Europa Press.

Según dijo, la amenaza de bomba «se orienta hacia un pasajero, pero que no tenía nada que ver». «Es un interno que está de permiso penitenciario». «Tal vez era para perjudicar a esta persona», admitió ante las posibles hipótesis sobre el motivo de la autoría.