Una joven con una pancarta durante la marcha que recorrió la capital grancanaria por el 25N este viernes. / C7

Los nombres de las asesinadas acompañan la marcha del 25N: «¡Gritemos por ellas!»

'No es no, lo demás es violación', la consigna de la calle a favor de la ley del 'solo sí es sí' y en contra de las violencias machistas

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Por Sara, Mónica, Claudia Abigail, Mercedes, Lobna, Isabel, María Ángeles, Ivet, Victoria Cristina, Teodora, África, Natalia, Ouardia, Clotilde, Florina, Maite, Eva María, Luisa María, Diolimar, Gemma, Virginia, Amparo, Mari Nieves… Los nombres de las víctimas mortales de la violencia machista en el último año fueron recordados este viernes en la manifestación del 25N en la capital grancanaria. El Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres comenzaba con la noticia de que en Canarias se revisaba a la baja la condena a un hombre por abusos, de diez a nueve años. La primera a la que la interpretación jurídica de la ley del sí solo es sí favorece al condenado en las islas. 'No es no, lo demas es violación', fue una de las consignas que se escucharon en la manifestación en favor de la nueva norma.

Cientos de personas abarrotaron el trazado marcado por la manifestación del 25N que recordaba la cifra de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003 en España, 1.168, de ellas 62 en las islas, y a «todos los y las menores a quienes se les ha truncado la vida al ser privados violentamente de sus madres. Ni olvidamos ni callamos. Estamos y seguiremos estando aquí. ¡Gritemos por ellas!» retumbó en Santa Ana. Canarias es la cuarta comunidad con la tasa de mujeres víctimas de violencia de género más alta de España, 21,5% por cada 10.000 mujeres.

Distintos momentos de la manifestación del 25N. / COBER

Las violencias machistas son «una lacra social que afecta y sufren las mujeres en todo el mundo, reclamamos políticas en todos los países para lograr su erradicación en todas sus formas. Porque las violencias machistas tienen muchas caras: violencia física, psicológica, sexual, simbólica, institucional y económica», señalaba el manifiesto. Esta semana, además, hemos conocido una violencia de género con otro apellido, la «violencia política» que ha sufrido la ministra de Igualdad, Irene Montero, en la cámara de representantes.

La Red Feminista de Gran Canaria, la plataforma que reúne a varias asociaciones y ONG, organizó la manifestación que partió a las 19.00 horas desde San Telmo repitiendo el lema del pasado año: 'Antes las violencias machistas los feminismos actuamos ¿y tú?' Y es que según recordaban en el manifiesto, 2022 no ha sido una excepción y «todos los indicadores de violencia machista han experimentado un significativo aumento. Aumentan las denuncias, aumentan las mujeres con medidas de protección y no conseguimos reducir el miedo. Tres de cada cuatro mujeres viven con miedo a ser violentadas por las calles o en espacios de ocio porque no son seguros. No logramos superar las ciudades diseñadas por y para los hombres. Espacios donde nos llaman 'putas' y 'conejas' como han hecho siempre los colegiales del colegio mayor Elías Ahuja. Espacios donde recibimos pinchazos, donde se nos violenta de diversas formas, porque la violencia física es solo la punta del iceberg».

La revictimización fue también otro de los temas que abordó el manifiesto del este años por el 25N. Revictimización de las mujeres en situación de precariedad, las víctimas de agresiones sexuales o las mujeres migrantes. Y advirtieron de los «retrocesos» que se están produciendo en el mundo con respecto a los derechos de las mujeres, desde el aborto en Estados Unidos hasta la infrahumana condición en las que se obliga a sobrevivir a las mujeres afganas tras la entrada al poder de los talibanes. Y recordaron las crisis, la pobreza, la erupción del volcán de La Palma o la guerra de Ucrania, como momentos en los que las mujeres vuelven a soportar «más carga, peores condiciones y más violencias.

La guerra también se libra violentando sus cuerpos, forzándolos y explotándolos». Por eso, dijeron, «nos acordamos de las mujeres afganas, de las mujeres iraníes, las mujeres qatarís o las aficionadas al deporte cuyos derechos humanos no son tenidos en cuenta en el mundial de Qatar. Normalizar que las mujeres son ciudadanía de segunda es también violencia contra las mujeres». La trata con fines de explotación sexual, como la que nos advertía este mes las Oblatas con el informe Cunina II o Cáritas, señalando el aumento de mujeres jóvenes canarias en el sistema prostitucional captadas por las redes sociales, fue otro de los temas que denunció el manifiesto de la Red Feminista.

Galería.

«Los cuerpos de las mujeres y las niñas son el principal objetivo de la trata con fines de explotación sexual y reproductiva. Mujeres y niñas a las que seguimos sin dar una respuesta para que recuperen una vida digna de ser vivida. Niñas mutiladas, obligadas a casarse, obligadas a cubrirse, dependientes de la voluntad de sus maridos. Mujeres fuertemente castigadas y asesinadas si se rebelan. Y si lo padecen ellas lo sufrimos todas. ¡Gritemos por ellas!».

E igualmente se miró hacia las instituciones políticas, porque l as mismas que «realizan campañas de sensibilización son las mismas que no ponen los medios suficientes para una atención integral y de calidad». Un ejemplo de ello es la falta de personal de psicología que han sufrido este año los Institutos Anatómicos y de Ciencias Forenses de las islas, cuyo peritaje es imprescindible para denunciar la violencia psicológica. «¡Por las que están, por las que no están, por las que peligran, por las que vendrán!» fue el grito final antes de que el acto concluyese con la canción 'Sin Miedo'.

Más medios y menos lazos

La nota negativa la puso el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. El concejal del distrito de Vegueta, Prisco Alfonso Navarro, olvidó que este viernes era 25N y que cada año hay una marcha en la ciudad que culmina en Santa Ana y dejó media plaza ocupada con un escenario y sillas de un acto cultural del día anterior que se repetirá este sábado. Las portavoces de la Red Feminista de Gran Canaria lamentaron el ninguneo institucional. «No basta con lazos de colores» para luchar contra las violencias machistas. Esta ocupación se dificultó la lectura del manifiesto.

Por su parte, el presidente de la Corporación Insular, Antonio Morales, en nombre del Cabildo se adhirió al manifiesto elaborado por la Federación Española de Municipios y Provincias y pidió «una acción firme en pro de la erradicación de la violencia contra las mujeres y de las actitudes sociales que la toleran la justifican e, incluso, la banalizan». Cabe recordar que la red insular de atención a las víctimas de violencia de género en Gran Canaria atendió en 2021 a 5.739 mujeres y 503 menores, lo que supone un 11,5% más que en 2020.