Dos jóvenes se refrescan en una fuente de Vitoria, durante la pasada ola de calor. / EFE/Vídeo: E. P.

El verano, más seco y muy caluroso, comienza con temperaturas primaverales

Los meteorólogos anuncian un estío con los termómetros por encima de lo normal y menos precipitaciones que la media de los últimos años

A. PANIAGUA / J. L. ALVAREZ Madrid

Frío. Las últimas horas de la primavera amanecieron este martes con temperaturas más propias de abril que de finales de junio, en el día en que el verano hace su llegada. Y es que, tras el arreón al mercurio de los últimos diez días, en puntos de la mitad norte peninsular los termómetros se quedaron por debajo de los 10º centígrados de mínima y las máximas superaron a penas los 30º.

Pero esto solo es un espejismo de lo que podría ocurrir a lo largo de los tres meses de canícula que hay por delante, hasta el 21 de septiembre. Según los modelos meteorológicos, en los próximos días las bajas presiones ubicadas al oeste de Portugal y los diversos frentes que barrerán las comunidades autónomas del norte mantendrán este alivio término al menos hasta el lunes. Serán días en los que las temperaturas máximas y minimas estarán separadas por una diferencia de 15º. Habrá pocas noches tropicales a la vista, aunque en puntos del sur y el sureste las bajas serán más próximas a los 20º.

De esta manera, los primeros días de julio podrían coincidir, si se cumple los modelos predictivos, con altas presiones predominando sobre la península. Esto llevará a la entrada de vientos del sur, en algunas zonas con la consiguiente calima o polvo en suspensió arrastrado desde África. La consecuencia será que otra vez a los termómetros podrían superar los 35º en el centro y sur.

El verano que acaba de empezar será seco y caluroso, lo que en consecuencia traerá mayor riesgo de incendios y un incremento de la mortalidad y la morbilidad para aquellas personas que tengan ciertas enfermedades, como la obesidad. Los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén de Campo y Beatriz Hervella, subrayaron este martes que España afronta el estío en situación de sequía meteorológica.

La escasez de precipitaciones se notará en toda España, pero será más destacada en el interior y el norte peninsular, auguró Beatriz Hervella. Si se atiende a las probabilidades, «julio, agosto y septiembre serán meses más secos de lo normal en toda España». En consecuencia, las temperaturas serán más altas, al menos medio grado más o incluso más. Sin embargo, la excepción podría encontrarse este verano en el archipiélago canario, Galicia, oeste de Asturias y de la provincia de León. Las posibilidades de lluvia también serán inferiores a las normales, con especial incidencia a la baja en el cuadrante noreste peninsular (Aragón, Cataluña, norte de la Comunidad Valenciana y Balerares).

Acostumbrarse al calor

¿Nos tenemos que acostumbrar a las olas de calor como la que hemos dejado atrás? A Rubén del Campo no le cabe ninguna duda: «Ya lo estamos haciendo. Apenas diez meses atrás, España sufrió en agosto del año pasado la ola de calor más intensa desde que hay registros. En la Nochevieja de 2021 las temperaturas en Galicia y Asturias eran propias del verano, pero como estábamos invierno el episodio pasó algo inadvertido. Con el episodio de mayo de 2015, si se me permite la expresión, casi flipábamos. Nos preguntábamos: ¿y esto cuando va volverá a suceder? Pues siete años después.

Según Rubén del Campo, a pesar de las lluvias caídas en marzo y abril, estas no fueron lo suficientemente abundantes para aliviar la sequía meteorológica, situación en la que España entró al terminar enero de 2022. Lo malo es que tal estado persiste no solo a lo largo de un año, sique se prolonga desde hace dos.

«En cuanto a la reciente ola de calor, el 14, 15, 16 y 17 de junio fueron los días más cálidos para esas fechas desde al menos 1950», aseguró el portavoz de la Aemet, quien puso de manifiesto que el pasado viernes se vivió la jornada más calurosa en toda de España para el mes de junio de toda la serie histórica. Por añadidura, fue el décimo quinto día más cálido en toda la historia del país.

A tenor de los datos preliminares, 38 provincias se vieron afectadas por la reciente ola calor, que se trataría de la segunda oleada más extensa tras la de agosto de 2012, que incidió en 40 provincias. «Aunque nos manejamos con datos provisionales, no cabe duda de que se trata de una ola de calor muy intensa para la época y muy extensa para cualquier época del año».

En esos siete u ocho días se batieron muchos récords, pero uno de ellos fue el que se registró en el aeropuerto de San Sebastián, donde el sábado 18 de junio se alcanzaron 42,8 grados, que es la marca más elevado no solo del presente mes junio, sino de todo el año.

No es una buena perspetiva climática tras una primavera con una temperatura media de 12,8 ºC (0,7 ºC superior sobre período 1981-2010). Fue la duodécima primavera más cálida desde 1961 y la novena del siglo XXI. A pesar del carácter lluvioso de marzo y abril, las precipitaciones no fueron suficientes para paliar completamente la situación de sequía meteorológica con la que terminó España el invierno. A mediados de junio de 2022, había llovido en torno a un 25% menos de lo normal desde el inicio del año hidrológico. De manera que el verano comienza con una sequía meteorológica en toda regla, según AEMET.

Las precipitaciones en la España peninsular alcanzaron los 189 l/m², lo que representa el 112% del promedio normal del período de referencia. Aunque el valor general muestra un trimestre muy húmedo, en zonas como Galicia, País Vasco, Navarra, noroeste de Aragón, tercio oeste de Castilla y León y nordeste de Castilla-La Mancha, la primavera fue seca o muy seca. En los dos archipiélagos tuvo un carácter variable, entre normal y muy húmedo

A la falta de agua se sumó la ola de calor que comenzó sobre el 11 de junio y que se prolongó hasta el pasado sábado. El 14, 15, 16 y 17 de junio fueron los días más cálidos para esas fechas desde al menos 1950», aseguró el portavoz de la Aemet, quien puso de manifiesto que el pasado viernes se vivió la jornada más calurosa en toda de España para el mes de junio de toda la serie histórica. Por Provisionalmente, es la ola de calor más intensa de las que han comenzado antes del 15 de junio, tal como explica Aemet. La ola de calor afectó a 38 provincias afectadas, con lo que se convirtió también en la segunda más extensa tras la ocurrida agosto 2012, a su vez empatada con la registra a finales de julio y principios de agosto de 2003.

En esos siete u ocho días se batieron muchos récords, pero uno de ellos fue el que se registró en el aeropuerto de San Sebastián, donde el sábado 18 de junio se alcanzaron 42,8 grados, que es la marca más elevado no solo del presente mes junio, sino de todo el año.