Una prostituta forzada afirma ante la Audiencia que sus proxenetas la obligaron a abortar

05/06/2017

La testigo protegida dijo que había recibido “insultos, cachetadas y palizas” de sus jefas, e incluso hechizos de vudú.

Una mujer nigeriana que supuestamente fue obligada a ejercer la prostitución en Gran Canaria para pagarle la deuda del pasaje a las mujeres que la sacaron de su país confirmó este lunes ante la Audiencia de Las Palmas que, cuando en 2014 se enteró de que estaba embarazada, sus cuatro proxenetas la habían obligado a abortar para que no dejara de comerciar con su cuerpo y siguiera rindiendo beneficios. La testigo protegida dijo que había recibido “insultos, cachetadas y palizas” de sus jefas, e incluso hechizos de vudú.

La Sección Sexta de la Audiencia de Las Palmas dejó en el mediodía de este lunes visto para sentencia el juicio por aborto contra las cuatro proxenetas nigerianas Evelyn M., Asantesaa Y,. Sonia O. y Marcelina O., tres de ellas hermanas y la cuarta cuñada de las anteriores, para quienes la fiscal Teseida García solicita penas de hasta 8 años de cárcel. Las cuatro están cumpliendo condena por la sentencia confirmada por el Supremo que las condenó a penas superiores a 15 años por prostitución coactiva y delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros (trata de negras).

Las cuatro acusadas se declararon inocentes, y aseguraron que era la denunciante la que quería abortar libremente, no ellas las que la obligaron.

Durante el juicio se dio lectura a transcripciones de presuntas conversaciones entre las acusadas en las que éstas hablaban entre risas de cómo la denunciante había abortado un feto de casi seis meses en Madrid entre fuertes diarreas. Igualmente, se leyeron pasajes en los que supuestamente una acusada le refería a otra como le iba dando bofetadas a la víctima para que reconsiderara su inicial negativa a abortar. Las imputadas no reconocieron sus voces.