Juzgan a cuatro proxenetas por hacer abortar a una joven

03/06/2017

El clan de proxenetas formado por la nigeriana Mamá Princesa, sus dos hermanas y su cuñada, condenadas en 2013 por prostitución coactiva y trata de mujeres, será juzgado el lunes acusado de obligar a abortar un joven que se quedó encinta mientras la obligaban a prostituirse.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas tiene previsto celebrar el lunes la vista oral del juicio que se sigue contra el clan de proxenetas nigerianas formado por las hermanas Sonia O. (Mamá Princesa), de 40 años, sus hermanas Marcelina O. (Mama Osato), de 38 años, y Asantensaa Y. (Doris), de 20 años, y su cuñada Evelyn M. (Mamá Amé), de 42 años, acusadas de obligar a abortar con violencia y coacción a una de las jóvenes a las que se habían traído de África a Canarias bajo falsas promesas de una vida mujer, obligándola a ejercer la prostitución.

La fiscal delegada de Extranjería en Las Palmas, Teseida García, solicita en su conclusiones provisionales siete años de prisión para cada una de las tres hermana como responsables de un delito de aborto, pena que eleva a ocho años en el caso de Mamá Amé, pues ya tiene antecedentes por un caso idéntico.

Según el informe de la acusación pública, una de las pupilas de las proxenetas se quedó embarazada mientras ejercía la prostitución para ellas en Palma de Mallorca, y como quieran que el embarazo la mantenía de baja, las tres hermanas «la golpearon y pegaron en varios ocasiones, manifestándole que estaba obligada a abortar, sin perjuicio de obligarla a seguir prostituyéndose mientras estaba embarazada y hasta que abortara, aumentándole su deuda con la organización den 15.000 euros.

La joven manifestó que quería tener a su hijo , pero las acusadas, que según la fiscal la consideraban «una mercancía», la llevaron el 3 de marzo de 2010 a la Clínica Gara de Telde, donde se negaron a practicarle el aborto al estar la gestación muy avanzada.

Ante esta situación, Mamá Amé se llevó a la chica a Madrid, a la Clínica Isadora, y allí le obligó a firmar que consentía practicarse la intervención, que se llevó a cabo el 16 de marzo de 2010. Siempre según la fiscal, las proxenetas cargaron en la cuenta de la joven los gastos de la operación, 1.600 euros, que tuvo que pagar con servicios sexuales.

Vudú y coacción.

Las acusadas fueron condenadas en 2013 por la Audiencia palmense por delitos de trata de mujeres y prostitucíon coactiva: Mamá Princesa a 26 años; Mamá Osato a 19 años; Doris a 18 años, y Mamá Amé a 12. Practicaban el vudú con sus víctimas para intimidarlas.