20 acusados acumulan penas que suman más de 62 años de cárcel

Una banda de narcotraficantes acepta los cargos y condenas

06/03/2018

Los 25 componentes de una banda que se dedicaba al transporte y venta de drogas fueron juzgados en una maratoniana sesión que se concretó con 20 acuerdos de conformidad al aceptar las penas propuestas por el fiscal y tres absoluciones. De este grupo de encausados, dos de ellos no se presentaron por lo que se dictó su busca y captura.

La Sección Primera fue la encargada de sentar en el banquillo a los 25 componentes de esta trama que se dedicaba al narcotráfico en Canarias, en unos hechos producidos en el año 2013 tras una investigación llevada a cabo por los agentes de la Udyco de la Policía Nacional.

Fue una maratoniana jornada en la que las defensas fueron una por una hablando con el representante del Misterio Fiscal, Javier Ródenas, para alcanzar acuerdos de conformidad. Finalmente, y tras varias horas de negociaciones, de los 25 componentes de esta trama, el fiscal interesó penas privativas de libertad para 20 de ellos y tres consiguieron la absolución. En este caso, dos de los acusados no se presentaron a la vista por lo que el magistrado presidente de la sala, Miguel Ángel Parramón, dictó la orden de busca y captura en todo el territorio nacional. En total, el conjunto de penas impuestas para los 20 condenados ascendió a más de 62 años de cárcel.

Según el Ministerio Fiscal, 22 de los 25 detenidos estaban perfectamente organizados para llevar a cabo las tareas de transporte y venta de drogas como cocaína, hachís y heroína en Canarias. La operación se dividió en varias fases. En una de ellas se detuvieron a siete personas que eran los correos humanos y traían a las islas drogas en sus estómagos tanto en avión como en barco para distribuirlas en Gran Canaria y Fuerteventura. Otra de las operaciones desmanteló a un grupo de 12 personas de esta banda que introducía hachís en Fuerteventura. La tercera tanda de detenciones se produjo en Tenerife, con dos capturados por la Udyco por traficar con hachís y cocaína, mientras que la última sirvió para detener a cuatro que traficaban con hachís.

Una sala a reventar.

Esta macro operación llevada a cabo por el Grupo I de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional, se llevó a cabo en el año 2013, y sentó en el banquillo a 25 personas, de las que dos no comparecieron. Tal cantidad de acusados provocó que se llenase la sala con los letrados y propios encausados, aunque los acuerdos evitaron las tres semanas que iba a durar el juicio.