Tribunales

Un fotógrafo «ciberdepredador sexual»

24/09/2019

El Juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas de Gran Canaria está cerca de finalizar las pesquisas que ha llevado a cabo sobre el fotógrafo grancanario Luis Jorge M. E., investigado por haber realizado presuntamente fotografías de alto contenido pornográfico a 43 menores de edad en su estudio de la capital grancanaria.

Según fuentes de la investigación, este profesional de la fotografía –de 52 años de edad– había actuado durante años como un «ciberdepredador sexual» engañando a más de 40 menores de edad –de entre 14 y 18 años– a las que captaba con el propósito de hacerles sesiones de fotos que llevaba a cabo en un garaje de su propiedad situado en el barrio de El Batán. Se enfrenta a más de 40 delitos de producción y elaboración de pornografía infantil.

Las pesquisas se iniciaron en febrero de 2018 tras la denuncia presentada por una de las víctimas y su madre que alegaron que el fotógrafo había tomado imágenes de la menor desnuda en el estudio sin el consentimiento paterno y, además, el adulto se negó a entregarles dichas fotografías. Tras las primeras diligencias, el investigado pasó a disposición judicial el 17 de marzo de 2018 en un procedimiento que estuvo bajo secreto de sumario hasta octubre de ese mismo año, pasando por dependencias judiciales decenas de testigos que fueron citadas para que declararan si habían sido objeto o no de estas supuestas prácticas delictivas.

Además, una comitiva judicial realizó el registro de su domicilio donde intervinieron múltiples discos duros externos y gran cantidad de material documental –entre los que se encontraban contratos firmados por las víctimas–, localizando los dispositivos que contenían las imágenes sexuales ocultas en un doble fondo situado en la cama de un dormitorio. Según la Policía Nacional, Luis Jorge M. E. fotografiaba a las jóvenes desnudas y con atuendos, en poses, o utilizando planos explícitamente sexuales, que de ninguna manera se pueden entender como artísticos. El fotógrafo, que se encuentra en la actualidad en libertad provisional, fue citado a declarar el 17 de marzo y se acogió a su derecho a no declarar.

El magistrado Javier García García-Sotoca está próximo a decretar un auto de transformación en Procedimiento Abreviado y, tras este paso, el Ministerio Fiscal formulará acusación sobre el fotógrafo en un procedimiento que podría culminarse con una conformidad.

En un garaje de El Batán.

Las pesquisas realizadas por agentes del Cuerpo Nacional de Policía se remontan a febrero de 2018 cuando reciben la primera denuncia de una de las 43 jóvenes a las que presuntamente engañó Luis Jorge M. C, con el objetivo de realizarles imágenes desnudas de alto contenido sexual. El modus operandi desarrollado por el acusado era, según confirmaron las intensas investigaciones de los agentes, siempre el mismo. El fotógrafo se valía de su extensa experiencia profesional en el mundo de la fotografía en las islas y ofertaba colaboraciones gratuitas para jóvenes, de entre 14 y 18 años, con el sueño o el objetivo de dedicarse al mundo de la moda. Para ello usaba su propia página web profesional en la que ofrecía sus servicios ordinarios, lo que le servía para contactar con las jóvenes con una apariencia de legalidad. La oferta consistía en la realización de un reportaje completo a cambio de entregarles varias fotografías. Esta atractiva oferta hizo que muchas menores acudieran a un garaje, ubicado en el barrio de El Batán en Las Palmas de Gran Canaria, en el que hacía estas sesiones de fotos, y no en su estudio profesional con el que cuenta en el municipio de Teror.

En un afán por mantener ese halo de profesionalidad en lo que hacía, los padres firmaban un contrato con las características del servicio en el que se incluía una cláusula que declaraba que no se realizarían fotos de las chicas desnudas bajo ningún concepto. Aún así, no permitía a los padres presenciar la sesión de fotos, con la excusa de evitar que las víctimas se sintieran cohibidas por su presencia en la sesión.

La sesión, en todas las ocasiones, comenzaba en los primeros momentos con total normalidad, con las chicas posando para múltiples fotografías, cambiando de posturas y de vestuario. Tras varios cambios de ropa, y cuando ya se había ganado la confianza de las jóvenes comenzaba a pedirles que se despojaran poco a poco de la ropa que llevaban. Empezaba pidiendo que se quitaran una chaqueta y poco a poco, evitando levantar las sospechas de las chicas les pedía que se fueran quitando más prendas. En un momento dado, les justificaba que para triunfar en el mundo de la moda y de la publicidad alegaba que tenían que posar desnudas, que estas fotografías serían artísticas y que es lo habitual en el mundo del modelaje.

Una vez conseguía el objetivo de que se desnudarán sacaban múltiples imágenes en diversas posturas y planos específicamente sexuales, según confirman fuentes cercanas a las pesquisas. Una vez terminaba la sesión de fotografías las víctimas abandonaron el garaje sin relatar lo sucedido a sus progenitores ajenas a que lo realizado no es lo habitual en las sesiones profesionales de fotografía y sin ser conscientes de que habían sido engañadas.

Las imágenes sexualmente explícitas que presuntamente tomó Luis Jorge M. C. eran escondidas en el doble fondo de un colchón de la vivienda familiar del fotógrafo que fueron intervenidas por la Policía durante las pesquisas. En ningún momento entregó dichas imágenes a las jóvenes solo les hacía llegar tras varias solicitudes las primeras imágenes que tomaba en las sesiones fotográficas. En total, la Policía ha contactado con 43 víctimas.

Una extensa investigación.

La Policía Nacional subrayó ayer el esfuerzo que ha supuesto esta investigación al tener que localizar a las todas las jóvenes que habían caído en el engaño presuntamente urdido por Luis Jorge M.C. para obtener imágenes de alto contenido sexual sin su consentimiento. Una investigación que arrancó en febrero de 2018 tras la primera denuncia de una de las víctimas y que se prolongó durante más de un año.

Muy conocido en la isla.

El acusado es un fotógrafo profesional ampliamente conocido en toda la isla por sus trabajos en el mundo de la moda y la pasarela. Asiduo a concursos de belleza, pasarelas de moda e incluso en algún evento del carnaval de la capital grancanaria. Se valió presuntamente de esta experiencia y de los amplios contactos que tiene para engatusar a las jóvenes a las que fotografió desnudas sin su consentimiento con la excusa de lanzar su carrera como modelos profesionales. Unos hechos destapados tras la denuncia de una de las presuntas víctimas del conocido fotógrafo grancanario.