Juicio por el caso Eólico

Perdomo se encomienda a diez preguntas

18/07/2018

El jurado popular delibera el caso Eólico y analiza una decena de hechos presuntamente delictivos por los que el principal acusado de esta trama debería ser declarado culpable o no culpable. Quintana se juega su futuro en dos únicas cuestiones.

Revelación de información. Si el acusado Celso Perdomo González es culpable o no de revelar información relativa al concurso eólico al que alude la orden de 14 de octubre de 2004, (número 1.518), y que se refiere a las bases concretas del concurso, terrenos públicos y privados de interés, personas y teléfonos de contacto. Todo ello, ejecutado antes de su publicación en el BOCA, (28 de octubre de 2004), y siendo los destinatarios de dicha batería informativa Wilebaldo Luis Yanes y Daniel Fernández de Salamanca, personas interesadas en tales concursos públicos.

Deber de sigilo. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de haber dado a conocer esa información, sin cumplir el deber de sigilo que exigía el cargo público que entonces ostentaba de director general de Industria y Energía del Gobierno de Canarias. Teniendo en cuenta que su conocimiento lo era por esa función pública y profesional que ejercía.

Enriquecimiento. Si el acusado Celso Perdomo González es culpable o no de haber aprovechado su condición de director general de Industria y Energía del Gobierno de Canarias para, y en virtud de un plan construido y con el fin de obtener un enriquecimiento para sí, mantener varios contactos con los también acusados Enrique José Guzmán, por un lado, y con Alfredo Briganty Arencibia y José Ignacio Esquivel Astelarra, por otro.

Acuerdos favorecedores. Si el citado acusado Celso Perdomo es culpable o no de vincular tales contactos con el contenido del concurso eólico al que hace alusión la orden de 14 de octubre de 2004, (BOCA 28 de octubre de 2004 y número 1518), y de alcanzar acuerdos que perseguían favorecer a los empresarios referidos, (Enrique Guzmán, Alfredo Briganty y José Ignacio Esquivel), para que estos, a través de las empresas con las que finalmente iban a participar en los concursos, pudiesen obtener una ventaja respecto al resto de partícipes en la adjudicación de parques eólicos y en la asignación de potencia máxima admisible de energía eléctrica por emplazamiento.

Recibió dinero. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de haber recibido de Enrique Guzmán una suma de 23.452,21 euros, (el 6 de junio de 2005 la cantidad de 14.052,21 euros y el 29 de noviembre de 2005 la cantidad de 9.400 euros) y de llegar el 5 de octubre de 2004 a un acuerdo, que no llegó a materializarse, relativo a la cesión de un porcentaje de acciones en una sociedad mercantil. Todo ello, como consecuencia de los contactos mantenidos y acuerdos alcanzados con éste y a los que se ha hecho alusión en los puntos 3º y 4º.

De Briganty y Esquivel. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de haber recibido de Alfredo Briganty y de José Esquivel la suma de 12.700 euros, como consecuencia de los contactos mantenidos y acuerdos llevados a cabo conforme a lo indicado en los puntos 3º y 4º.

Honorato López entra en escena. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de contactar e intermediar, (tras su cese como director general y con el fin de que no se perdiesen las ventajas pretendidas en el concurso eólico), con el jefe del área de Energía de la Dirección General de Industria y Energía, el acusado Honorato López Torres, acordando que tal profesional fuese quien se encargase de continuar con el cometido iniciado por el cesado director con las personas antedichas, (Enrique Guzmán, Alfredo Briganty y José Esquivel).

Cantidades. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de intermediar para alcanzar en octubre de 2005 diferentes acuerdos de entregas de dinero con los antes referidos a cambio de continuar favoreciendo a los citados empresarios en el concurso eólico. Así, con Enrique Guzmán se acordó las siguientes entregas: 2.000.000 de pesetas (12.020,24 euros), de entrada; 4.000.000 de ptas. (24.040,48 euros), una vez que se ejecutase el informe previo y 1.000.000 de ptas., (6.010,12 euros), por cada megavatio adjudicado. También, con Briganty y Esquivel se acordó la entrega de dos millones de pesetas (12.020,24 euros), por dejar los expedientes colocados en un buen puesto de salida, y posteriormente nuevos pagos hasta un máximo de 5.000.000 de ptas., (30.050,60 euros), por cada megavatio adjudicado.

Presupuesto para uso particular. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de disponer, antes de cesar en su cargo público, para su uso particular de parte del presupuesto que tenía su departamento y cuyo destino era atender fines públicos y no privados.

Adquisición de libros. Si el acusado Celso Perdomo es culpable o no de, con esa intención, adquirir libros por valor de 739,87 euros.

Perdomo se encomienda a diez preguntas
Las dos cuestiones sobre Mónica Quintana

Cuenta corriente en Luxemburgo. Si la acusada Mónica Quintana Pérez, compañera sentimental del acusado Celso Perdomo, es culpable o no de actuar en connivencia con éste y, conociendo su plan con Enrique Guzmán, abrir a su nombre una cuenta en una sucursal madrileña de la entidad bancaria Fortis Bank. Cuenta en la que finalmente, vía transferencia bancaria, se hicieron efectivos por Enrique Guzmán los ingresos a los que se había comprometido con Celso Perdomo, (el 6 de junio de 2005 la cantidad de 14.052,21 euros y el 29 de noviembre de 2005 la cantidad de 9.400 euros).

Compra de libros con dinero público. Si la acusada Mónica Quintana es culpable o no de colaborar, de manera determinante, con Celso Perdomo en la elección y adquisición de los libros antes mentada con cargo a presupuesto público. Todo ello, con conocimiento de lo que pretendía su pareja sentimental.

Todo está pendiente de veredicto

El jurado popular se encuentra en estos momentos en régimen de aislamiento deliberando todas los puntos de interés del caso Eólico. En concreto, tendrán que tratar 43 cuestiones fácticas conectadas con la ejecución y participación de todos los acusados con los hechos juzgados –el jurado no tendrá que pronunciarse al respecto–, además de dos correspondientes a la modificación de responsabilidad –la aplicación no de las atenuantes de dilaciones indebidas y confesión a las acusaciones–. A continuación, los miembros del tribunal del jurado votarán 10 hechos presuntamente delictivos por los que el acusado Celso Perdomo deberá ser declarado culpable o no culpable, dos referidos a Mónica Quintana, otros dos para determinar la culpabilidad de Honorato López, cinco para Enrique Guzmán y cuatro para Briganty y Esquivel, respectivamente, aunque estos cuatro últimos ya han confesado.

MÁS EN NUESTRA WEB.

Escanee el código y vea toda

la información del caso Eólico