Está acusado de haber matado a un vecino tras una pelea en Corralejo

Niega haberlo matado de una cuchillada

15/01/2019

José Luis M.V., acusado de haber matado a sangre fría a un vecino de Corralejo en una noche de fiesta, negó ayer los hechos por los que el Ministerio Fiscal pide que sea condenado a 15 años de prisión.

ETIQUETAS:

Este ciudadano nacido en Colombia, presuntamente acabó con la vida de Mustapha Ndiaye en la madrugada del 18 de junio de 2017 tras haber discutido en una discoteca de Corralejo. Tras salir de local, ambos se fueron a la playa donde, según las acusaciones, el encausado clavó un cuchillo de 18 centímetros de hoja en el corazón de la víctima. «Yo no fui a la playa ni acabé con su vida», dijo ayer en la sala ante el tribunal del jurado. «Discutimos en la discoteca porque entró muy alterado y me tiró la copa por encima. Se lo recriminé y me dio varios puñetazos, por lo que lo reducí. Lo echaron del local y yo me quedé dentro con mi novia hasta que cerraron las puertas y me fui a mi casa a coger ropa para desplazarme en taxi hasta Puerto del Rosario donde dormí en un hotel», relató ayer el acusado.

El mismo negó todas las acusaciones y sostuvo que ninguna carece de fundamento: «No tengo ni idea por qué hay gente que dice que me vio peleando con él en la playa porque todo es mentira. Me fui a mi casa con mi novia», respondió a la pregunta de que si era cierto que se había peleado con el fallecido en la costa antes de clavarle supuestamente el cuchillo.

Por otra parte, David Steven E.O., que está acusado de un delito de encubrimiento al haber ayudado a José Luis M.V. a tirar el arma blanca al mar, también negó el delito que se le imputa y contó una versión de los hechos totalmente diferente a la de su compañero de banquillo. Relató que vio como el presunto homicida discutió con la víctima en la puerta de la discoteca y luego, se dirigieron los tres a la playa aunque él se quedó rezagado porque se peleó con un brasileño. Cuando llegó a la costa, vio a la víctima tirada en el suelo y a su amigo a su lado, pero no se percató que estaba muerto. Dijo que no vio ningún cuchillo y que, por ese motivo, se fue a su casa «tranquilo» a dormir porque no sabía lo que había pasado.