Libres tras poner a nombre de otro dos multas de tráfico

22/06/2018

El denunciante fue embargado y le quitaron cuatro puntos del carnet. El juzgado absolvió a los acusados al tratarse de una «falsedad ideológica»

José Alfredo Fernández estalla de indignación. Residente desde hace 13 años en Las Palmas de Gran Canaria, no entiende como el Juzgado de lo Penal número 1 de esta capital ha absuelto a dos personas –abogados de profesión– a las que denunció en su día porque, aprovechándose de que trabajaban en una empresa que se dedicaba a recurrir multas de tráfico, habían dado presuntamente sus datos en dos ocasiones, sin su consentimiento, para notificar a Tráfico la identificación de un conductor al que se le habían abierto sendos expedientes sancionadores.

José Alfredo vio como le llegó un embargo por unas sanciones de tráfico que se produjeron durante un periodo de tiempo en el que estuvo residiendo en Argentina. Por ese motivo, fue a reclamar a la Jefatura y comprobó que los vehículos sancionados eran propiedad de dos personas relacionadas profesionalmente con la empresa a la que el denunciante recurrió en su momento para gestionar un accidente de tráfico.

Del mismo modo y tras denunciar los hechos a la Guardia Civil, los investigadores contrastaron la titularidad de los dos vehículos sancionados, observando como pertenecían efectivamente a dos empleados de la citada empresa, y comprobaron otro detalle importante, y es que el documento de notificación para responder a Tráfico –identificando al conductor infractor– se había remitido vía fax desde el número de teléfono de la mencionada empresa, y siempre sin conocimiento del perjudicado, el cual se encontraba en Argentina, como pudo acreditar a la Benemérita aportando diversa documentación.

Pero en la vista oral, primero el Ministerio Fiscal no formuló acusación para los dos encausados, y luego la magistrada consideró en su sentencia que que «efectivamente, estaríamos ante una falsedad ideológica que no está castigada penalmente», por lo que consideró la absolución de los dos acusados.

José Alfredo Fernández no entiende como, después de que le hayan embargado casi 300 euros y haberle quitado cuatro puntos del carnet –aparte del coste del abogado– no le hayan dado la razón: «Quiero que se haga justicia, vine aquí a buscarme la vida y encontrarme con esto fue un golpe. No tenía trabajo y el poco dinero que gané me lo quitó este problema», dijo. «Estoy indignado con la resolución, es una falta de respeto hacia el ciudadano porque hasta la Guardia Civil me dijo que tenía razón y al final todo se vino en mi contra», exclamó. Esta parte ha recurrido la sentencia.