Juicio por el crimen de La Higuera Canaria

La víctima tenía cortes «desde el cuello a las rodillas»

20/03/2019

Este martes les tocó el turno de declarar a los numerosos policías que participaron en la investigación del crimen machista de La Higuera Canaria, que acabó con la vida de una sevillana de 42 años que falleció acuchillada por, presuntamente, un amigo con el que había mantenido relaciones. Uno de los agentes dijo en la sala que «el cuerpo de la víctima tenía lesiones desde el cuello hasta la rodilla lo que indicaba que la había atacado con saña», manifestó.

Mientras, el policía al que el encausado confesó los hechos detalló que «el primer día le pregunté si tenía algo que ver con todo esto y me respondió que no, pero luego, cuando citamos a su madre para que prestara declaración, me comentó que tenía algo que decirme pero tenía que ser delante de su madre. La llamamos y cuando vino, me confesó que había sido él el autor de la muerte de la chica. Su madre le preguntó que qué estaba diciendo, pero cuando se marchó, se liberó y comenzó a darnos detalles», manifestó.

El acusado le manifestó que «ella le puso un cuchillo en el pecho tras una discusión por el alquiler de la casa y él se lo quitó y le apuñaló en el cuello, en el pecho y que no recordaba nada más. Luego, dijo que había limpiado todo y tiró el arma a un barranco que había cerca de la casa. Que lo hizo tras haber tomado alcohol, pero no recordaba todo con exactitud», relató el agente de la Policía Nacional.

Todos los policías que declararon sostuvieron que el acusado «fue el principal sospechoso desde el primer minuto de la investigación porque sus relatos no eran congruentes y los indicios apuntaban a él sin lugar a dudas».

Lo que no consiguieron acreditar, dijeron en la sala, es que ambos –agresor y agredida– eran pareja sentimental: «Por una parte, el primer día cuando fuimos a la casa de la víctima y nos acompañó tanto él como el exnovio de ella, se nos presentó como su actual pareja, pero luego lo negó y dijo que eran solo buenos amigos», declaró uno de ellos. «Fue una conclusión difícil ya que primero dijo una cosa y luego en la comisaría reconoció haber mantenido relaciones con la mujer, pero negó que fuesen pareja. Además, una amiga de la fallecida también nos dijo que ambos eran solo amigos y nada más», detallaron los agentes.

Se oyó: «Moni, habla».

En la sesión de ayer, uno de los agentes detalló que el acusado había llamado al 112 tras la agresión, «pero no dijo nada y solo se pudo escuchar como le decía a la víctima ‘Moni, habla...’», manifestó. El juicio proseguirá hoy con las declaraciones de más investigadores.