Considera que Alba tomó decisiones ilegales cuando la sustituyó en la instrucción

La juez Rosell pide abstenerse en la causa que investiga a Ramírez

31/10/2018

Alega en su escrito que no debe resolver si Salvador Alba tomó decisiones ilegales cuando la sustituyó en la instrucción, máxime cuando, como víctima, es acusación contra el juez en el TSJC.

La magistrada Victoria Rosell ha pedido a sus superiores que le permitan abstenerse en la instrucción de la causa contra el empresario Miguel Ángel Ramírez, tras analizar los tomos de las diligencias previas y advertir que hay múltiples peticiones de nulidad de actuaciones planteadas por las defensas sin respuesta y que ella -entiende- no debe resolver, pues denuncian supuestas ilegalidades cometidas como instructor por el magistrado Salvador Alba.

Partiendo de la premisa de que ella es acusación particular -tiene la condición de víctima- en la causa abierta contra Alba ante el TSJC, argumenta Rosell ante la Audiencia Provincial, instancia que debe resolver la cuestión, que ella no es la juez indicada para analizar con total imparcialidad si se cometieron esos ilícitos pues, a la vez que es magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 8 de la capital grancanaria, es parte acusadora en un proceso que intenta determinar, entre otras cuestiones, si el juez Alba emitió resoluciones ilegales a sabiendas mientras la sustituyó en la investigación contra el hoy expropietario de Seguridad Integral Canaria.

Según Rosell, después de haber estado fuera de la judicatura por su periplo político como diputada de Podemos y luego de baja médica, ha sido a principios de este año cuando ha podido leerse la causa 644/2014. Alega que ha encontrado múltiples peticiones de las defensas interesando causas de nulidad de la investigación, fundamentadas en supuestas actuaciones delictivas del instructor suplente del procedimiento, Salvador Alba.

«Hay que partir de la existencia de hechos nuevos para esta magistrada instructora, tanto en la evolución de las DP 10/2016 [...] así como del hecho constatado de existir escritos pendientes de resolución desde el 16.12.2016, estando esta magistrada convencida de que tales peticiones habrían sido ya resueltas», fundamenta Rosell.

El documento de 14 páginas tendrá que ser resuelto por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, sala en la que se ha residenciado la petición por reparto informático. Por este motivo, Rosell ha suspendido el curso de la causa mientras resuelve la Audiencia en un plazo que, según la ley, habría finalizado en diez días después de que se presentara el escrito razonado de abstención. Pero, en este caso y según la magistrada, no se designa un sustituto porque «son plazos que no se suelen cumplir a rajatabla por una cuestión de saturación de trabajo de las salas». Ante el escrito razonado la Fiscalía Provincial de Las Palmas tendrá que emitir un informe favorable o no a la abstención de la jueza instructora.