Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 19 de abril
Un momento de la presentación de los resultados del proyecto RedLab. Cober

«Entregar una 'tablet' no garantiza acabar con la brecha digital»

El proyecto RedLab, en el que participaron 3.000 canarios y canarias de entre 45 y 65 años, demuestra que son necesarias «acciones formativas» para mejorar el conocimiento y la empleabilidad

Luisa del Rosario

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 29 de febrero 2024, 12:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Entregar dispositivos, ordenadores, 'tablets' o teléfonos móviles, no garantiza que se acabe con la brecha digital», es necesario añadir «formación», aseguró este jueves Juan Carlos Lorenzo, presidente de Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, EAPN Canarias, en la presentación de los resultados del proyecto RedLab. Se trata de una iniciativa «piloto» que ha testado cómo funciona «política pública» porque a veces, añadió Graciela Malgesini, directora del proyecto, «se funciona con ocurrencias».

En este caso, RedLab trataba de averiguar si la formación podía contribuir a disminuir la brecha digital. Para ello se seleccionó a 15.000 personas de toda Canarias de entre 45 y 65 años, parados de «larga duración» y con escasa formación que reciben alguna prestación como el ingreso mínimo vital o la renta canaria de inserción. De ellos, se seleccionó a 3.000 personas que se dividieron en tres grupos.

100 horas de clase

El primero fue el «grupo de control», que por responder tres encuestas recibió tres vales para hacer la compra. Al segundo o «grupo 1» fue al que se dio un dispositivo móvil. También tenían que responder a las encuestas y obtuvieron el vale para la compra. Y el tercero, el «grupo 2», además recibió un curso de formación de 100 horas de clase. Este grupo estuvo repartido en cinco islas y ayudado por 70 monitores y monitoras, detalló Graciela Malgesini.

Resultados de la investigación

El resultado de esta investigación, que se inició en julio de 2022, es que el 80% de las personas que formaban parte del Grupo 2, el que recibió el dispositivo y la formación, ha mejorado sus conocimientos digitales. «Interaccionan con las administraciones públicas para solicitar documentación», explicó Natalia Jiménez, investigadora del proyecto.

«Estamos transformando la metodología de intervención. Hemos testado si un proyecto puede convertirse en políticas públicas, evaluando sus resultados. La brecha digital excluye a las personas y este proyecto viene a prevenir que se caiga en exclusión social, que a veces no es solo de carácter económico sino que incluye muchos más derechos que no se cumplen como acceder a una prestación, presentar una documentación... No vale solo con tener un terminal, un ordenador o una 'tablet', en fundamental tener los conocimientos para que se pueda navegar y defenderse en el reto digital», aseguró Fernando Rodríguez, vicepresidente de EAPN Canarias.

La metodología de este proyecto, apuntó Juan Carlos Lorenzo, «se puede aplicar a otros proyectos de lucha contra la pobreza». En una «metodología innovadora cuyo impacto se puede amplificar y alcanzar a cualquier persona, Es una estrategia a futuro que esperemos que enraíce en Canarias, en los municipios, que son los que acompañan a las personas que cobran las rentas mínimas o la de ciudadanía. Se puede aplicar esta metodología en el contexto de los centros escolares... Es una gran oportunidad», afirmó Lorenzo.

De hecho según Graciela Malgesini van a contratar a otras 150 personas como formadoras para seguir «trayendo a tierra» esta iniciativa cuya segunda edición ya ha comenzado a andar.

Cambios en el manejo de los dispositivos

Según la investigación, «el proyecto ha generado cambios en las actitudes, aptitudes y conocimientos» de las personas que ha recibido la formación aunque partían «de niveles muy bajos de competencias digitales, a niveles donde muchas están consolidadas: manejo de dispositivos, gestión del correo electrónico, interacciones con las administraciones públicas y manejo de la seguridad en internet».

Según las «historias de vida» de las personas que participaron en los grupos 1 y 2 del proyecto, 587 en total, el 61,7% eran mujeres españolas (85%), específicamente canarias (62,1%) y con baja titulación académica. Casi la mitad del total son personas que viven solas. El 54,4% percibe el Ingreso Mínimo Vital, el 34,5% la Prestación Canaria de Ciudadanía y un 11,1% ambas. Nueve de cada diez buscan empleo.

La iniciativa, financiada con fondos europeos, ha contado con 8 millones de euros, de los que el 96,5% se ha invertido en Canarias, expuso Perfecto Bioko. El proyecto contrató a 103 personas, el 97% residentes en Canarias y la formación, de la que se han hecho varias guías, se ha colgado en la página web redlacanarias.org

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios