Un calvario de 385 kilos

16/08/2018

La familia de un joven que pesa 385 kilos ha denunciado que el Hospital de Manises (Valencia) lo ha «abandonado» y le da este jueves el alta tras alegar «falta de personal y de medios» para atender a personas de su peso, a pesar de que sufre una insuficiencia respiratoria que requiere la administración de oxígeno.

Teófilo Rodríguez, de 34 años y natural de Turís (Valencia), ya ha requerido atención hospitalaria al menos en tres ocasiones en el último mes, y para poder desplazarse al centro sanitario necesita la ayuda de, al menos, quince personas.

Según ha explicado su hermana Débora, hace un mes los bomberos tuvieron que tirar la pared de su casa para poder sacarlo y trasladarlo de urgencia al hospital y requirieron la ayudada de agentes de la Policía Local para poder moverlo.

Después ha vuelto a estar en dos ocasiones en el hospital, la última vez el pasado martes, pero ayer le dieron el alta porque desde el Hospital de Manises, afirma, han dicho que no están «preparados» para atender a un paciente de las característica de Teófilo y que «estará mejor en casa».

«Lo mandan a casa con oxígeno pero necesita cuidados médicos, lo han abandonado completamente», ha explicado Débora, quien ha agregado que este jueves están a la espera de que llegue al hospital una ambulancia con una camilla que soporte el peso de su hermano, ya que la última que utilizó solo aguantaba hasta 318 kilos y se rompió, y de los bomberos para poder trasladarlo.

La familia del joven ya ha puesto tres reclamaciones en el hospital denunciando los hechos y también le ha solicitado que pida su traslado a un hospital público «pero se niegan a hacerlo», ha asegurado Débora.

Aunque hasta hace dos meses Teófilo «andaba solo, se movía y hacía su vida», de repente el cuerpo «se le hinchó de líquido y ya no podía andar».

Desde entonces es atendido por su madre, que tiene problemas en una costilla por la fuerza que tiene que hacer para moverlo, por su hermana, que pesa 50 kilos, y por su prima.

Según Débora Rodríguez, su hermano «quiere quitarse la vida, dice que es una carga» para su familia «porque no tiene ayudas».

Tras explicar que también su abuela y su tía sufrieron obesidad mórbida, Débora ha manifestado que su hermano comenzó a engordar al cambiarle de pequeño el metabolismo.

«Ahora está lleno de llagas y hoy mismo he discutido en el hospital porque desde que le ingresaron el martes no le han limpiado ni curado las llagas ni tampoco le han cambiado porque la cama está mojada porque pierde orina», ha denunciado Débora.

Tanto el Hospital de Manises, centro sanitario público de gestión privada, como la Conselleria de Sanidad no han dado su versión sobre el caso.