Solo el 7% de los diabéticos tipo 1 tiene monitorizada la glucosa

12/11/2019

De los casi 14.000 afectados registrados en Canarias solo 1.030 utilizan los nuevos dispositivos de control continuo o tipo flash. El jueves se celebra el día mundial de la enfermedad.

o. Rodríguez LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La puesta en marcha de los nuevos sistemas de monitorización para los pacientes con diabetes tipo 1 alcanza ya a 1.030, de los que 507 llevan sensores tipo flash, que permite a los enfermos dejar de pincharse varias veces al días, y 523 utilizan sistema de monitorización continua de glucosa, según datos registrados hasta octubre por la Consejería de Sanidad. La enfermedad celebra su día mundial este jueves con el lema Diabetes: Protege a tu Familia con el objetivo de informar a la población sobre la enfermedad, sus complicaciones asociadas y frenar el incremento de la prevalencia.

Se estima que aproximadamente 13.500 diabéticos tipo 1 en Canarias podrían reunir las condiciones idóneas para utilizar algunos de estos dos dispositivos, sin embargo, hasta el momento solo un 7,3% se benefician de ellos. El sistema de monitorización de glucosa tipo flash, un filamento que va pinchado en el tejido subcutáneo con un disco adherido por fuera que favorece la transmisión de los datos acercando, por ejemplo, el móvil o el lector, es la última prestación que el Servicio Canario de Salud (SCS) consensuó con las asociaciones de pacientes diabéticos de Canarias, Fadican y Adigran y recogió en el Compromiso por la Mejora de la Sanidad Pública de Canarias. Desde junio de 2018 está disponible para niños y adolescentes –la incidencia en menores de 15 años es 30 casos por 100.000 habitantes de esa edad, sin duda, la más alta de España– y el pasado mes de mayo se generalizó su uso a toda la población adulta.

perfil. No obstante, no todos los afectados de diabetes cumplen el perfil para el uso de los nuevos dispositivos, que deben ser validados por un comité de expertos de especialistas en Pediatría y Endocrinología tanto de atención primaria como hospitalaria, según explica Ana Wagner, endocrinóloga del Hospital Insular de Gran Canaria.

Todos pacientes y los cuidadores de menores tendrán, entre otros requisitos, que demostrar su capacidad para manejar este tipo de aparato, actitud para realizar los ajustes necesarios en las dosis de insulina y haber recibido formación sobre el cuidado de la diabetes y sobre manejo de este dispositivo, comenta la especialista.