Noche de urgencia en el Negrín

13/01/2018

La afluencia de pacientes al servicio de Urgencias del Negrín dejó la noche del jueves una vez más imágenes de pasillo llenos de camillas y de enfermos. Los trabajadores insisten que se trata de un colapso por falta de personal y de camas, y el hospital lo niega porque el número de usuarios no alcanzó el pico de los 350. Se atendió a 287.

La gripe no está en máximos y los recursos del hospital han mejorado, pero aún así, la elevada afluencia de pacientes al servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Gran Canaria continúa dejando imágenes de pasillos a reventar de camillas con enfermos acompañados por familiares. El jueves por la noche diecinueve personas permanecían en camillas en los pasillos del área y otras 30 esperaban para subir a la unidad de transición. «Los pacientes no pueden estar en las mejores manos, pero los profesionales lo pasamos mal porque no damos abasto», decía ayer un enfermero.

Pero, sin embargo, para lo que para los profesionales se trata de «colapso» por falta de planificación, de personal y de cambios estructurales a nivel de hospital, para la Dirección Médica el Negrín, con Daniel Ceballos al frente, refleja una labor asistencial dentro de la normalidad. Según su datos, se atendieron «287 pacientes con una demora media de respuesta de 4 horas, cuando el pico de intensidad de saturación se plantea con 350 pacientes en el servicio del Negrín». Del total, solo 34 pacientes fueron ingresados, es decir, el 89% se fue de alta.

Respecto a la necesidad de más profesionales, Ceballos señaló que desde noviembre la plantilla de Urgencias se ha reforzado con siete médicos especialistas, en especial un neumólogo y un internista– 11 enfermeros, 11 auxiliares y once celadores para adaptar el servicio a la afluencia de pacientes.

Pedro Cabrera, presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, apuntó que el problema de la saturación de las urgencias está en atención primaria porque los médicos solo hacen medicina Familiar y no Comunitaria, que es la parte de la educación sanitaria del paciente y en la que se les explica que «si tiene un dolor de garganta y tiene gripe y el paracetamol se vende sin necesidad de receta, puede esperar al día siguiente a que le vea su médico de cabecera en vez de ir a Urgencias de un hospital, eso es así». «Pero es que no lo saben, porque no ha existido eso de medicina comunitaria. A veces se piensa que la educación sanitaria es una campaña que dura 10 días y poner unos pósters en un centro de salud o en un servicio de urgencias. Esto no sirve para nada. Lo que sirve es que tu médico, en el que tú tienes confianza, día a día te diga lo que es la gripe, lo que no es, cómo hacer si la tienes, cómo no hacerlo. Y mientras no se haga eso, aquí no hay salida», concreta el experto.

Carmen Nuez, presidenta del Sindicato Profesional de Médicos de Las Palmas, señaló por su parte que entiende que los enfermos busquen la salida que creen «más rápida y completa a su problema en las urgencias hospitalaria» porque el Plan de Urgencias Canario no camina y esto hace que los médicos de Urgencias soporten mucha presión».