Entrevista con... José Manuel Baltar Trabazo

«No hay profesionales ni para el relevo en Primaria»

13/08/2018

El consejero de Sanidad anuncia en esta entrevista la creación del foro de Atención Primaria para elaborar un plan estratégico que la coloque en el nivel asistencial que se merece. Se muestra satisfecho de la tendencia a la baja de la lista de espera a pesar de las críticas y señala que trabaja para sacar a la sanidad pública canaria del vagón de cola de la financiación estatal.

— Desde que asumió el cargo hace año y medio observan su gestión con lupa de gran aumento. ¿Se arrepiente de haber aceptado la oferta de Clavijo?

— Para nada. Cierto es que llegué muy asustado pero arremangado y decidido a dar lo mejor. Además, recibí un gran espaldarazo cuando Conrado Domínguez y Luis Pérez me dicen que sí y empiezo a formar un gran equipo. La entrada de Elizabeth Hernández y José Juan Alemán fue definitiva, dos puntales increíbles. Estamos trabajando mucho e inmersos en una dinámica en la que participa mucha gente a la vez. Entiendo que se vigile mi gestión, es pública.

— En la última entrevista que le hice evaluaba las debilidades de la administración sanitaria. ¿Las encontró?

— Pues mire, ahora mismo puedo evaluar debilidades y fortalezas de la Consejería de Mercedes Roldós, Brígida Mendoza e, incluso, en Jesús Morera que no vi cuando llegué, pero no las voy a comentar. En el Parlamento me han buscado la vuelta cien veces para que me posiciones pero no diré jamás nada. Me lo guardo para mí. No obstante, debo decir que nosotros llegamos y cambiamos totalmente el estilo de trabajo, con un plan completamente participativo, buscamos la fortaleza en nuestros profesionales y un camino común de todos porque, al final, todos estábamos buscando lo mismo y parecía que eran cosas distintas pero no lo eran. Nos parecía tremendamente importante que todo estuviese presidido por un principio participativo de verdad y el resultado fue el documento de Compromiso por la Sanidad Pública, que realmente es un ideario que te marca los grandes hitos a cumplir y su cronograma,

Le ha tocado presentar planes y proyectos que inició el equipo anterior (PSOE) en los dos primeros años de legislatura.

— Nosotros nunca renunciamos a las cuestiones que estaban hechas o pendientes sobre la mesa. El nuevo equipo, que me honro en presidir, decidió no jugar esa baza tradicional de que llego yo, hay un proyecto encaminado, lo tiro y comienzo uno nuevo; no. Todo lo que estaba en marcha decidimos supervisarlo, evaluarlo y continuarlo. Cuando llegamos había muchas iniciativas que no habían sido iniciadas y que se hicieron desde el Servicio Canario de Salud con Conrado Domínguez al frente: la recuperación del Hospital del Sur y Norte de Tenerife o la ampliación del hospital de Fuerteventura. No quiero ser desagradable con los anteriores consejeros pero, por ejemplo, del plan de cuidados paliativos no se encontró nada; el Pluscan estaba semiacabado, por lo que se aprovechó prácticamente íntegro, aunque tiene importantes modificaciones que se fueron añadiendo; el plan de salud se aprobó en septiembre antes de mi llegada y solo para dos años...

— Según las cifras de su departamento, las listas de espera han disminuido y, sin embargo, se le critica y acusa de haberlas maquillado.

— Quiero aprovechar esta entrevista para agradecer el enorme esfuerzo que han realizado los profesionales del SCS. Dicho esto, yo creo que los resultados de listas de esperas de este último año y pico presentados recientemente, con una reducción de más de 7.000 pacientes, con una demora menor a 45 días y la bajada de los usuarios que llevan más de seis meses en un 48%, demuestra sobradamente que el dinero que se nos da está retornando en términos de resultados de salud. Trabajamos para dar a los profesionales las mejores condiciones y en el mejor entorno. Hay unos recursos y los profesionales se están entregando y yo espero que podamos seguir con ese cambio de tendencia de este último año y medio.

— El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía que investigue la posibilidad de una responsabilidad penal del Gobierno regional por las listas de espera. ¿Qué opina?

— Me parece correcto que cuando alguien tiene sospechas de que se puede estar haciendo algo que, por lo menos, que no es este caso, no sea ilegal u honesto, se exija una investigación. De todas formas, nosotros tenemos un compromiso para iniciar una auditoría tras el verano. Es un mandato parlamentario que ya cuenta con representantes políticos y equipos designados para realizarla. Insisto en que yo no he maquillado nada que no hubieran maquillado ni desmaquillado los anteriores consejeros, y si se analiza pormenorizadamente los datos de las espera, se observa que en los grandes números tenemos grandes éxitos, pero hay aún muchos entornos en los que aún tenemos tremendas dificultades y no mejoramos a pesar de los grandes esfuerzos que hacemos. Por ejemplo, en la medida en que mejoran las esperas en consultas, se eleva el número de pruebas; y si no crecieran sí que estaría mintiendo. Yo hago 7.000 consultas más y logro que se espere menos, pero voy generando más esperas para cirugía. Para nosotros fue frustrante la bajada anterior de cinco días de media por el gran esfuerzo realizado por los profesionales. Las listas son sencillas porque son entradas menos salidas. O tengo un aparato capaz de sacar mas rápido de lo que entran o no voy a ser capaz jamás de reducirlas. Pero si tengo otro aparato que saca lo mismo que entra, estaré en una espera estabilizada. Y si logro que saque más, entonces seré capaz de reducirlas.

— Mientras tanto, Atención Primaria continúa esperando que alguien le quiera como se merece...

— Estamos en una linea estratégica de reforzar de forma importante el presupuesto de Primaria. Porque no solo se trata de mejorar las urgencias, activar los points of core o ampliar la radiología, sino también del crecimiento en número de profesionales. Esta es una de las reivindicaciones que le hemos trasladado al Ministerio de Sanidad, una demanda que proviene de los propios profesionales. Pero le tengo que reconocer que si hoy quisiéramos contratar mas profesionales, no podríamos porque no tendríamos. Es más, el problema que tenemos hoy es que no tenemos ni para el relevo. Ahora mismo un médico de familia atiende 1.500 cartillas y el pediatra, 800. El esfuerzo debe ir en ganar profesionales para que el resto puedan ganar tiempo para atender en mejores condiciones a sus pacientes. Tenemos claro que aunque pongamos recursos mecánicos, el problema es que debemos reforzarles con más profesionales y por ello hemos solicitado al Ministerio de Sanidad 16 plazas más de formación MIR y la posibilidad de asociar una serie de incentivos para que estos profesionales se queden en Canarias. Antes había ventajas pero ahora no tenemos acicates para retenerlos. Y esta es otra desigualdad con otras comunidades. Por otro lado, le adelanto que hemos creado el Foro de Atención Primaria en el que estamos viendo todas las posibilidades de mejorar no solo su nivel de resolución sino para que sus profesionales trabajen más cómodos

— Sindicatos, asociaciones y sindicatos insisten en que la clave de los picos y saturación de los hospitales está en los centros de salud.

— Primaria ya está recibiendo mejores inversiones, como la última aprobada en Consejo de Gobierno con las financieramente sostenibles. Pero habrá más. Esto es lo que tratamos en el foro que cité antes. Es fundamental implementar a los centros de salud como un nivel de resolución más amplio como el que aportan los dermatoscopios, la monitorización, potenciación de espirometría, retinógrafos o electrocardiógrafos conectados con los hospitales, que permiten al médico de primer nivel resolver y evitar desplazar al paciente al hospital. El gran avance está en que Primaria pueda solucionar ciertas patologías on line sin necesidad de atascar los hospitales. Es decir, ahora mismo se está ofreciendo tecnologías a los profesionales para resolver problemas a los pacientes y se les está devolviendo las condiciones laborales que perdieron durante la crisis.

— Tener un presupuesto con el que no contó el anterior equipo ha ayudado mucho, ¿no cree?

— Recuerde que en la primera entrevista que le di le dije que la Consejería para poder pedir tenía que acreditar cada euro que le daban y sacarle en máximo rendimiento posible. Pero también debo recordarle que cuando llegamos ya lo teníamos asignado y observamos un importante desfase respecto al año anterior pero lo hicimos igualmente. Los números son importantísimos y de hecho fui el primero en ponerme a la cola de Fundación Amancio Ortega y sigo a la cola por si saca otra convocatoria [se ríe], y me apuntaré a todas las colas en las que pueda haber recursos para nuestro sistema. Y estaremos porque el ámbito tecnológico es muy caro y queremos lo mejor para los canarios. Aún así, nunca me he quejado y no me puedo quejar de la dotación económica que la Presidencia y la Consejería de Hacienda nos han facilitado. Otra cosa es que ellos digan que nosotros siempre estamos pidiendo, un detalle que es cierto. Y con lo que se nos dan, tejemos todos lo que podemos. Le tengo que apuntar que esta Consejería tiene este año el presupuesto que tuvo Mercedes Roldós en 2009. Nueve años después lo hemos recuperado.

— Con las obras en los distintos hospitales se evitarán los habituales picos asistenciales o colapsos.

— Eso no lo sabemos, pero estamos tratando de buscar soluciones, como la ampliación de los servicios. La estrategia de Urgencias debe seguir el mismo camino de contar con el diálogo con el personal. El pasado año vimos un pequeño cambio de tendencia. Gran parte de ese crecimiento de nivel de resolución en primaria tendría que evitar ir a la hospitalarias. No obstante, la infraestructura hospitalaria tiene que crecer en Urgencias y el nivel de evolución también y, de ahí, las obras en Fuerteventura, La Candelaria, en el Negrín y Materno-Infantil, que ya nos estamos planteando cómo hacerla.

— El trabajo de ampliación de las infraestructuras está claro, pero para cuando el rediseño asistencial

— Lo que se conoce como urgencias geriátricas no es más que un paso más en atender mejora la población que más acude a urgencias. El posicionamiento ahí es el mismo que cuando se decidieron los planes de contingencia, abrir las plantas de transición. Incluso, en relación a la reforma de Urgencias del Negrín hemos pensado plantear un espacio de acogida para esos pacientes que tienen que esperar por la tramitación de pápeles o de su traslado.

— ¿Le queda presupuesto suficiente para finalizar el año?

— Llevamos un año de planificación económica correcta. Los datos que tengo del director del SCS, que es quien recibe el 90% del presupuesto, es que la ejecución es buena. No obstante, es cierto que hay temas en los que estamos haciendo un esfuerzo importante, como por ejemplo en el gasto farmacéutico, que no deja de incrementarse. Nosotros tuvimos el mayor porcentaje de ejecución del presupuesto jamás visto en la consejería, 97%. El nivel fue altísimo en el global. Mire, los recursos son muy importantes pero, sobre todo, lo es más el alineamiento de los objetivos. Es decir, los intereses de los profesionales deben estar alineados con los de la población y pacientes y también con los de la dirección de esta casa.

Canarias no sale de la cola de la financiación y del déficit. ¿Qué dice Madrid al respecto?

— Acaba de llegar una nueva ministra de Sanidad, Carmen Montón (PSOE), la misma persona que hasta hace poco exigía a su antecesora, Montserrat Dolors (PP), que convocara una reunión para hablar de financiación con todos los representantes de Hacienda y de Sanidad de todas las comunidades autónomas. Ya hubo un encuentro muy importante de la comisión delegada a la que asistió Domínguez. Lo que pretendemos es empezar a consensuar un gran acuerdo nacional de suelos de financiación en el ámbito sanitario. Es decir, tratar de no caer nunca más en lo que se vivió durante la crisis, es decir, en las desigualdades territoriales. Canarias fue tremendamente cumplidora con el Estado y gracias a eso no fue intervenido. Pero, mientras tanto, otras comunidades se endeudaron terriblemente, al mismo tiempo que mejoraron sus prestaciones y servicios y esos son los diferenciales que Canarias tiene que recuperar y que tanto reivindicamos en cuestión de financiación. Esta Consejería le ha planteado al Ministerio un marco de déficit que arrastramos desde 2009 y que suma los 1.800 millones de euros. Ahora, a finales de año tenemos que presentarle el plan de infraestructuras.