La lucha contra el coronavirus

Medio centenar de brotes en España, 29 activos

01/07/2020

Las autoridades sanitarias se esfuerzan en la detección temprana para evitar una segunda oleada de contagios de la Covid-19

El confinamiento ha terminado pero podría volver, y con peores consecuencias seguro, en caso de que los rebrotes por el coronavirus se extiendan, hasta el punto de provocar una segunda gran oleada de contagios, y muertes. Este escenario es la peor pesadilla. El problema es que es muy real. Ya se han dado significativos conatos de rebrotes en otros países como China, Corea del Sur o Alemania.

Uno de estos rebrotes ya afectó de una tacada a más de un centenar de personas en un centro de acogida de la Cruz Roja en Málaga el 23 de junio. Estos lugares de asistencia social son algunos de los puntos considerados críticos, junto junto a zonas agrícolas donde trabajan temporeros, aeropuertos y, sobre todo, las residencias de la tercera edad, en las que la Covid-19 se ha cobrado miles de vidas desde febrero.

Las autoridades sanitarias se esfuerzan en detectar los nuevos casos y aislarlos. El objetivo es evitar que el virus vuelva a circular libremente por España. De momento, la OMS ha felicitado públicamente el trabajo realizado en este sentido, pero aún quedan meses de vigilancia. Lo que se advierte es que la principal responsabilidad es la personal. Es decir, la de cada conciencia individual para no contagiar a familiares y amigos, a los que se podría provocar la muerte.

Hasta que exista una vacuna o un tratamiento eficaz, las mascarillas estarán presentes en el día a día de cada uno. Tras los titubeos iniciales, el Gobierno dictó la obligatoriedad de portarlas en los espacios cerrados. Pero, por si solas, las mascarillas no pueden evitar el contagio en caso de mal uso o no respetar unas medidas de precaución.

Desde febrero, la Covid-19 ha sido responsable, al menos, de más de 28.000 muertes en España y podría causar muchas, más porque la pandemia sigue especialmente activa en el continente americano. El coronavirus se extiende en esta región del mundo y desde allí podría regresar a Europa en caso de que las autoridades sanitarias y cada ciudadanos bajen la guardia. Los casos importados son, de hecho, la otra gran preocupación para evitar una segunda gran ola de la enfermedad.