Las cifras invitan al optimismo pero «no se bajará la guardia»

06/04/2020

El consejero de Sanidad, Julio Pérez, reconoce la mejora de los datos en los últimos días pero prefiere mantener una posición de cautela. Asegura que a pesar de las predicciones positivas, la maquinaria del SCS se mantiene al máximo nivel y se trabaja «como si estuviéramos en el peor escenario»

ETIQUETAS:

El consejero de Sanidad, Julio Pérez, afirmó ayer que el Gobierno de Canarias «no bajará la guardia» respecto a las medidas de lucha y contención del coronavirus aunque admitió que algunos datos de los últimos días «invitan al optimismo». Aunque expertos ya hablan de que la comunidad autónoma ya superó el pico de contagios e incluso de que se podrían levantar algunas restricciones, Pérez apunta que «no podemos relajarnos ni un segundo sino trabajar en el pero escenario».

Reconoce que algunas cifras, particularmente las referidas al número de hospitalizados, ingresados en la UMI o fallecidos son positivos respecto a días anteriores «pero como administración sanitaria, esos datos no nos autorizan a reducir ni un ápice los medios que se están aplicando para contener la enfermedad». Agrega Pérez que «mi obligación no está en función del optimismo, sino de las necesidades que se deben atender y éstas no han variado». Aunque mejoren los números, insiste, su responsabilidad es «estar preparado exactamente igual que la semana pasada». Y eso supone, dijo, que se deben seguir haciendo pruebas, protegiendo al personal sanitario, mantener a la población convencida de que debe seguir confinada como medida de autoprotección, o mantener en un nivel máximo la protección a la población especialmente vulnerable.

Por otro lado, el consejero de Sanidad aseguró que el material de protección del personal sanitario disponible en el archipiélago permite cubrir las necesidades entre «una semana y media en algunos casos hasta doce semanas en otros». Apunta en este sentido que «se debe haber notado una mejora» porque la semana pasada llegaron envíos «de material abundante», unos gestionados por el Gobierno de Canarias, otros por el Gobierno central así como aportaciones particulares «lo que no impide que pueda haberse producido en algún caso concreto alguna falta de material».

Además, ayer estaba previsto que llegara a las islas un barco con 600.000 mascarillas que se sumarán a las casi dos millones que ya están disponibles por el Servicio Canario de Salud (SCS), aunque como apunta Pérez, «mientras más mejor».

Asimismo, el titular de sanidad apuntó que se cuenta con 60.000 kits para hacer pruebas rápidas aunque se van a pedir más. La duración de este material, explicó, lo marca la velocidad del sistema para realizar las pruebas, y que está en unas 900 diarias.

También respondió ayer Julio Pérez a la crítica de la patronal española de clínicas privadas en la que señalaba que Canarias no está utilizando sus camas. En este sentido, señaló el consejero que la red pública está absorbiendo la demanda sin demasiados problemas y el Servicio Canario de la Salud está realizando un esfuerzo de administración de las camas y redistribución de las intervenciones para no sobrecargar el sistema. En cualquier caso, hizo hincapié en que sí se está utilizando la red privada de clínicas en los casos que son precisos. Como ejemplo, señaló que la semana pasada se desalojó una residencia de mayores en Fasnia y 20 de ellos aún se alojan en San Juan de Dios. Además, apuntó que en Santa Cruz de Tenerife se ha «requisado» una clínica de 50 camas, que estaba cerrada «en previsión de que se pueda trasladar tipo de enfermo, sobre todo no Covid-19».

En cuanto a los centros de mayores -en los que residen en torno a 8.000 personas-, el consejero asegura que la situación está «controlada» aunque se siguen manteniendo activos todos los protocolos para su seguimiento. En general, dice Julio Pérez, son residencias de tamaño medio, lo que hace más fácil el seguimiento, a las que se sigue prestando «mucha atención».