Katie Stubblefield enseña al mundo su nuevo rostro a través de National Geographic.

El trasplante de cara que ha sorprendido al mundo

18/08/2018

Katie Stubblefield, una joven norteamericana, tenía 18 años cuando resultó gravemente herida por una bala que se disparó a sí misma en un intento de suicidio. Su vida se salvó pero su rostro quedó completamente desfigurado. Ahora, con 22 años, la joven se ha sometido a un complicado trasplante de cara que ha compartido en la revista National Geographic.

El trasplante de cara que ha sorprendido al mundo

La prestigiosa revista acompañó a la joven y a su familia durante los procesos de cirugías y rehabilitación gracias al acceso privilegiado y sin precedentes que le dio la Cleveland Clinic. Un equipo conformado por un periodista y varios fotógrafos siguieron de cerca su preparación y los resultados del procedimiento que se extendió durante 31 horas. La clínica anuncia entre sus especialidades los trasplantes de cara y mantiene en su web referencias a la operación de Katie.

La joven estuvo esperando una nueva cara durante más de un año hasta que apareció un donante compatible. La operación fue realizada el 4 de mayo de 2017 gracias a la donación de Andrea Schneider, una mujer de 31 años que había fallecido recientemente.

El trasplante de cara de Stubblefield fue financiado por el Pentágono en un intento de mejorar el tratamiento a los militares estadounidenses heridos en combate con daños balísticos en el rostro.

Un canario también se sometió al primer transplante de cara en España y octavo en el mundo.