Condenan al SCS por un error de diagnóstico que acabó en muerte

30/01/2018

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC ha condenado al Servicio Canario de Salud a indemnizar con 150.000 euros a la familia de un paciente que falleció en un centro público –no especificado en el fallo– «por la actuación del personal al no poder diagnosticar a tiempo una peritonitis».

El Servicio Canario de Salud (SCS) ha sido condenado, en sentencia firme, a indemnizar con 150.000 euros a la familia de un paciente que falleció en un hospital público –que no se especifica en el fallo– «por la actuación del personal». La sentencia recoge que el personal sanitario «no supo diagnosticar a tiempo una peritonitis».

El fallecido acudió en un primer momento al médico de familia y posteriormente, en el intervalo de 24 horas, fue hasta en tres ocasiones al servicio de urgencias, «confundiendo el personal su sintomatología con la patología normal de un alcohólico y su síndrome de abstinencia».

La sentencia señala que el afectado en cada una de sus visitas refería dolor abdominal y vómitos. En la primera, se le realizó una radiografía en Urgencias «sin nada destacable», en la segunda se procede a una analítica y otra radiografía que les son repetidas por el médico de familia sin resultado alguno y la tercera vez que acude a Urgencias se le realizan, una vez más, las mismas pruebas, que tampoco dan resultado relevante.

Según el perito, las pruebas diagnósticas que realizaron al fallecido son «insuficientes» para determinar el origen del dolor abdominal puesto que la zona afectada incluye muchos órganos y vísceras y en su informe pese a que alude a esta insuficiencia tampoco concreta cuál cree que debió habérsele practicado en el servicio de Urgencias.

En el momento de su intervención, el cirujano declaró que encontró pus por lo que decía que la peritonitis «no era de muchos días atrás» y la sentencia recuerda que el paciente había acudido dos días antes al servicio de Urgencias.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) señala que es un fallo firme, después de que la sentencia del TSJC estimara el recurso de apelación interpuesto por la familia del fallecido contra la resolución del Juzgado que había desestimado la reclamación.