25 millones de españoles progresan hacia la «nueva normalidad»

05/06/2020

España al completo dice adiós a la fase 1 cuando se cumplen 82 días desde la declaración del estado de alarma. El Ministerio de Sanidad ha dado luz verde este viernes a que los 15 millones de habitantes de las cuatro zonas más rezagadas de la desescalada (Madrid, el área metropolitana de Barcelona, la región sanitaria de Lleida y la casi totalidad de Castilla y León) puedan acceder a la fase 2.

Pero las dos metrópolis (las zonas más golpeadas por la pandemia) Lleida y Castilla y León, seguirán dos semanas por detrás de la mitad más avanzada del país. Son esos 25 millones de españoles a los que el departamento que dirige Salvador Illa ha autorizado también hoy a que pasen a la fase 3. El próximo lunes entrarán en este último escalón del plan de desescalada del Gobierno de Pedro Sánchez ese 52% de a población. Se trata de la totalidad de doce comunidades: Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Galicia, Navarra, País Vasco, Andalucía, Murcia y La Rioja, además de Melilla. También pasan al peldaño anterior a la absoluta libertad Cuenca y Guadalajara en Castilla-La Mancha; y en Cataluña las áreas del Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu.

Los bajos niveles de contagios en estas zonas, su músculo sanitario en la hipotética respuesta a rebrotes y su alta capacidad en detección temprana de posibles casos han hecho que los expertos hayan tenido pocas dudas en permitir a estos territorios quedarse a las puertas de la ‘nueva normalidad’. Ese último paso para salir del plan de desescalada será una decisión que ya tomen los respectivos presidentes autonomómicos, porque el Gobierno central ha acordado que esa fase 3 las autonomías recuperen la gobernanza plena sobre sus ciudadanos. Sin embargo, en esa fase 3 seguirán prohibidos los viajes a otras comunidades en esa misma fase, tal y como había anunciado el lunes el ministro de Transporte, José Luis Ábalos. El titular de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido en que no serán posibles esos desplazamientos hasta que los presidentes autonómicos den el visto bueno a la ‘nueva normalidad’ en sus comunidades.

Sanidad, por tanto, se sigue manteniendo inflexible en ese punto, pero ha empezado a ceder en otras cuestiones hasta ahora inamovibles. Esta vez, no ha puesto a objeciones a que pasaran de fase zonas que no habían estado en el escalón las dos semanas hasta ahora preceptivas. Así ha autorizado que las provincias de Granada y Málaga, además del municipio murciano de Totana (donde un rebrote le separó del resto de la región) lleguen a la fase 3, después de estar solo siete días en la fase 2.

La ciudad de Ceuta, que sí que cumplía el requisito de haber estado dos semanas en fase 2, había pedido motu propio no avanzar esta semana debido a un rebrote en una fiesta de cumpleaños que ha desembocado en 22 contagios y en el aislamiento de 271 personas.

A esta nueva convocatoria de cambio de fase únicamente no concurría el 20% de la población del país. Se trata de los algo menos de diez millones de habitantes de las cuatro islas canarias y baleares que están ya en la fase 3 (La Graciosa, El Hierro, La Gomera y Formentera); toda la Comunidad Valenciana, Toledo, Cuenca y Guadalajara, varias áreas de Cataluña (las comarcas sanitarias de Girona, Catalunya Central, Alt Penedès y El Garraf) y El Bierzo en León.

En conjunto, el 80% de la población española (unos 37 millones de personas) se examinaban hoy en esta nueva convocatoria semanal hacia la ‘nueva normalidad’.

La ronda de exámenes de esta semana será la penúltima, ya que el Gobierno no va a extender más allá del 21 de junio el estado de alarma. Por ello, los territorios que en esa fecha no hayan superado la fase 3 llegarán igualmente a la ‘nueva normalidad’ sin haber pasado por todo el periplo. Ese será seguro el caso de las zonas que hoy han tenido el aprobado para pasar a fase 2, como por ejemplo Madrid y Barcelona.