Vuelta a los gimnasios con aforo reducido y con distancias mínimas

El sector de los gimnasios y las instalaciones deportivas, con la actividad detenida desde el inicio de la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, comienza a planear la vuelta a la actividad con un protocolo que incluye la reducción de aforos y distancias mínimas en las clases colectivas.

EFE / MADRID

Recibir un tercio menos de las personas que pueden acoger por su licencia, distancias de 1,5 metros en las máquinas deportivas, o de dos metros por usuario en clases colectivas, son algunas de las medidas de un protocolo anunciado esta semana por la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID).

Un protocolo que la organización que representa a más de 4.700 centros deportivos, con más de 214.000 trabajadores, presenta con el objetivo de motivar un debate con el Consejo Superior de Deportes (CSD) y el Ministerio de Sanidad, con los que pretende crear una mesa de trabajo para establecer cómo se producirá la vuelta a la actividad de las instalaciones deportivas. «El protocolo que hemos establecido está alineado con las medidas

propuestas por las distintas instituciones deportivas oficiales que operan en otros países también afectados por la coyuntura actual provocada por el Covid-19», asegura el gerente de FNEID, Alberto García.

Los empresarios de gimnasios y centros deportivos esperan que, cuando se supere la crisis sanitaria, puedan «volver a la normalidad de forma progresiva y escalonada», con «responsabilidad y prudencia». Para ello, además de limitar el aforo de las instalaciones y los vestuarios y garantizar las distancias mínimas en salas, clases colectivas o puestos de atención, proponen recomendar el pago con tarjeta, reforzar los servicios de limpieza y desinfección y limpiar las salas de clases colectivas entre sesiones.

El protocolo también incluye recomendaciones sobre los usuarios, que no podrán acceder si tienen síntomas compatibles con la Covid-19 y tendrán que usar toalla individual obligatoria; y los trabajadores, a los que se facilitarán equipos de protección, mamparas, formación y tendrán que cumplir distancias mínimas.

Por otra parte, el sector de las instalaciones deportivas reclamó al Gobierno que se les conceda una exención del pago de los alquileres de los locales durante el periodo que dure el estado de alarma por la pandemia, y que esta exención se mantenga cuando se produzca la reapertura, en una parte proporcional al aforo de público que se permita acceder a los centros.

Según los representantes de FNEID, las consecuencias de la pandemia en el sector no solo serán económicas en cuanto a cierre de empresas y pérdida de empleos, sino que también repercutirán en la salud pública.

«Hoy más que nunca el sector es parte de la solución por la necesidad de activar a la ciudadanía y por los beneficios que aporta a la salud», añadió el gerente de la patronal de un sector en el que prácticamente la totalidad de las empresas han presentado Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).