Un investigador, en el laboratorio indio que investiga la viruela del mono. / EFE

Viruela del mono: motivos para la preocupación

La OMS vigila una enfermedad con más de 18.000 casos y que registra en España los dos primeros muertos de Europa

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

A mediados de mayo, una alerta sanitaria sacudió a los epidemiólogos. Reino Unido acababa de detectar dos casos de viruela del mono, una enfermedad que nunca antes se había transmitido fuera de África. Superado el susto inicial, las primeras noticias fueron relativamente buenas. En personas jóvenes, sus síntomas eran incómodos, pero no peligrosos; y evitando el contacto entre los grupos de riesgo (sobre todo, hombres que mantienen sexo con hombres), las cadenas de transmisión podían controlarse en semanas.

Sin embargo, todo se ha complicado, hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) –eso sí, con sus expertos divididos– declaró hace una semana la viruela del mono como una emergencia de salud pública internacional de «carácter preocupante», el máximo nivel de alerta que puede establecer sobre una enfermedad. ¿Cómo se ha llegado a esto?

¿Qué ocurrió en Londres?

Los científicos continúan investigando cómo la viruela del mono, hasta ahora confinada a África central u occidental, pudo propagarse en el corazón de Europa. «La teoría más probable es que antes de que se notificaran los dos primeros casos (sin relación entre ellos) en la capital británica, el virus ya circulara en Reino Unido o en el continente», explica el catedrático de Microbiología de la Universidad de Salamanca Raúl Rivas, que ha seguido desde el primer momento la expansión del brote.

¿Qué significa la declaración de emergencia «preocupante»?

«Es la séptima vez que se hace una declaración de este tipo en los últimos trece años», subraya Rivas. En 2009 fue por la pandemia del virus H1N1 (gripe porcina), en 2014 por la poliomielitis, en el periodo 2013-2016 por el brote de ébola en África occidental, en los años 2015 y 2016 por la epidemia del virus del zika, de 2018 a 2020 por la epidemia de ébola de Kivu y la penúltima, por la pandemia de covid-19. Con esta declaración, la OMS avisa de que una enfermedad se ha convertido en «un riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de la enfermedad y que potencialmente requiere una respuesta internacional coordinada», dice Rivas.

¿Cómo se contagia la viruela del mono?

Lo hace por un contacto físico muy estrecho, principalmente en el contexto de relaciones sexuales de alto riesgo. Según un informe del Hospital Universitario de La Paz de Madrid publicado esta semana en 'The New England Journal of Medicine', el 95% de las infecciones se han producido a través de actividad sexual entre hombres. Pero las autoridades sanitarias advierten: si la transmisión no se controla, hay muchas posibilidades de que se desplace a otros grupos y, si esto ocurre, las personas vulnerables (inmunodeprimidos, trasplantados, bebés o mayores) pueden estar en peligro.

Nuevos síntomas

Los síntomas más comunes entre los pacientes son erupción cutánea, fiebre, fatiga, dolor muscular, vómitos, diarrea, escalofríos, dolor de garganta o dolor de cabeza. Pero los expertos también han detectado lesiones anogenitales o lesiones en las mucosas.

¿Qué está haciendo la OMS?

Cuando lanzó la alarma hace una semana, la organización pidió a los contagiados, a los casos sospechosos y a sus contactos estrechos que no viajaran para evitar propagar el virus. El organismo sanitario también solicitó a los países que establecieran protocolos para la realización de pruebas diagnósticas. Pero este miércoles la OMS fue más allá. Con 18.000 casos confirmados en todo el mundo, reclamó a los gais que reduzcan sus contactos sexuales y que «intercambien información» sobre la posibilidad de estar contagiados con las personas con las que mantengan sexo.

Tratamientos y vacunas

En Europa se pueden usar el medicamento Tecovirimat SIGA, autorizado para su uso en el tratamiento de la viruela, la viruela símica y la viruela bovina, y la vacuna Imvanex, permitida para proteger a los adultos contra la viruela y la viruela del mono.

Situación en España

España es el segundo país del mundo con más casos (4.298) solo superado por Estados Unidos (4.907). En Europa, los otros Estados con más pacientes son Alemania (2.540), Reino Unido (2.367) y Francia (1.837). España fue uno de los primeros países europeos en detectar casos y un evento, el Orgullo Pride de Maspalomas, y un lugar, la sauna Paraíso de Madrid, se convirtieron en mayo en focos de la enfermedad. También ha sido el primero en confirmar dos fallecimientos –los primeros del Viejo Continente– en la Comunidad Valenciana y en Córdoba. Junto a un paciente en Brasil, son los únicos muertos fuera de África.