Borrar
Sanidad elimina las cuarentenas para los contactos con contagiados

Sanidad elimina las cuarentenas para los contactos con contagiados

La medida entrará en vigor a partir del 5 de marzo y afectará principalmente a los colegios, donde ya no habrá clases confinadas

Álvaro Soto

Madrid

Martes, 1 de marzo 2022, 17:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Después de varias semanas de debate, la Comisión de Salud Pública, en la que participan los técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades autónomas, decidió este martes eliminar las cuarentenas de contactos estrechos de contagiados por covid-19, independientemente de su situación vacunal y de su edad. La medida, que afectará sobre todo a los niños, entrará en vigor este sábado, según informó el Ministerio de Sanidad.

Hasta ahora, los contactos estrechos de un contagiado debían hacer una semana de cuarentena si no estaban vacunados, mientras que los contactos vacunados estaban exentos si no tenían síntomas. Nada varía, sin embargo, para los positivos, que deberán continuar guardando aislamiento durante siete días, aunque no necesitan un test negativo para reincorporarse al trabajo, salvo en el caso de los sanitarios y de los trabajadores de residencias.

El ministerio y las comunidades justifican el cambio de criterio en los «altos niveles de inmunidad alcanzados en la población española». «Tanto por la alta cobertura de vacunación como por el gran número de infecciones, las características de la variante ómicron que circula actualmente y la mayor realización de pruebas diagnósticas han contribuido al cambio de las características epidemiológicas y al comportamiento de la epidemia en la reciente onda», expresan los expertos en el documento elaborado este martes.

La decisión de Salud Pública no tendrá una gran repercusión en la ciudadanía general, ya que con el índice de vacunación en el 91%, la inmensa mayoría de la población ya no tenía que realizar cuarentena. Pero sí impactará en un grupo muy concreto, los escolares de entre 5 y 11 años, donde los niveles de vacunación se encuentran en el 18% con la pauta completa y en el 57% con una dosis.

De esta forma, a partir de la próxima semana, no habrá más clases confinadas, algo que ya ocurría desde la semana pasada en Cataluña, donde la Generalitat tomó esta medida sin esperar a consensuarla con Sanidad y con el resto de las comunidades. En los colegios, el criterio todavía vigente sobre cuarentenas es el que pactaron Sanidad y las comunidades el 4 de enero: los alumnos de primaria sin pauta completa de vacunación o que no hayan pasado la enfermedad en los últimos tres meses tienen que hacer siete días de cuarentena si se detectan cinco o más positivos en la clase o en el 20% del grupo; y los de secundaria deben guardarla si son contactos estrechos de un compañero y no están vacunados.

Las patronales también eran partidarias de esta relajación en las cuarentenas, aunque actualmente la situación ha mejorado de modo significativo respecto a principios de enero, cuando se produjo un gran estallido de infecciones a causa de ómicron.

Recomendaciones

En cualquier caso, los técnicos recomiendan que durante los 10 días posteriores a la última exposición con un contagiado, los contactos estrechos extremen las precauciones y reduzcan todo lo posible las interacciones sociales «utilizando de forma constante la mascarilla, manteniendo una adecuada higiene de manos» y especialmente, «evitando el contacto con personas vulnerables», que en este nuevo contexto, «deben extremar las medidas preventivas de protección», señala la comisión. Esta alusión velada a las mascarillas apunta a que la obligación de esta protección en interiores permanecerá durante un tiempo. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró el lunes en TVE que las mascarillas en interiores se eliminarán «muy pronto», pero recordó que serán los técnicos los que tomarán la decisión final.

Por ahora, el fin de las cuarentenas para los contactos estrechos genera dudas. El especialista en Salud Pública José Martínez Olmos cree que la decisión «trata de centrar el control en las personas más vulnerables y no en el conjunto de la población». «Deberíamos haber esperado a consolidar una incidencia baja por debajo de 50 porque aún tenemos incidencias altas. En mi opinión, haber aguardado por lo menos un mes más habría sido más apropiado», sostiene Olmos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios