Partos más íntimos, pero con mucho cariño

328 mujeres han dado a luz a 332 bebés en los paritorios del hospital al Materno-Infantil desde que se declaró la alerta sanitaria. El servicio solo ha atendido un caso grave de Covid-19 y ha hecho seguimiento de otros cuatro leves por teléfono

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

Las Palmas de Gran Canaria

Los partos siguen celebrándose casi con «total normalidad» en estos tiempos de coronavirus. Quizás la única diferencia es que ahora son «partos más íntimos». Solo con la presencia del acompañante elegido por la madre durante el proceso de dilatación, del parto y en el puerperio inmediato tras el nacimiento. Son las medidas de seguridad que exige el protocolo del Covid-19, explica Tatiana Figueras Falcón, responsable de Paritorios del hospital Materno-Infantil de Gran Canaria

Desde que se declaró el estado de alerta por el Covid-19, el equipo del centro sanitario ha asistido al nacimiento de 332 bebés de los 328 partos atendidos, cuatro de ellos gemelar. Son la madres y padres y niños y niñas de la generación del coronavirus, que han venido al mundo sin la presencia ni visitas de sus familiares, pero sí de profesionales que ahora más que nunca les reciben con mensajes de «tranquilidad, cariño y seguridad», destaca Figueras. «Es normal que las parturientas acudan a dar a luz con cierto temor y con dudas, pero una vez dentro se calman y se centran en su parto y en su bebé que está por nacer», comenta la responsable de Paritorios. De hecho se le ofrece una mascarilla que se ponen en un principio pero que luego la desechan no solo por la incomodidad de parir con ella puesta sino, porque observan y saben que nosotros ya velamos por su seguridad y evitamos posibles contagios utilizando todo el material de protección necesario» , agrega.

El Materno comenzó a elaborar un plan de contingencia desde el minuto uno de la crisis de emergencia sanitaria para prepararse para los posibles casos, porque los partos siguen la rutina habitual ya que no son intervenciones programadas y salvando alguna cesárea. resalta. Se diseñó un protocolo bajo varios supuestos: el «primero para embarazadas con diagnóstico positivo y, por otro lado, para las que tiene clínica o sospecha de Covid-19», y que apenas hemos aplicado porque «afortunadamente» solo se ha registrado cuatro casos confirmados en embarazadas, dos de ellas ya han ha dado a luz siendo una la que aún se encuentra ingresada en la UMI del hospital Insular, la primera de Canarias, y a la que se le practicó una cesárea, y otra mujer que se le atendió sospechando que era un positiva y que después del parto se confirmó que no era. Y otras dos señoras más positivas que se aislaron en sus domicilios y a las que se les hizo seguimiento telefónico, junto a otras cinco que dieron negativo. A día de hoy solo le hacemos seguimiento a una. Es decir, solo hemos tenido un caso grave», cuenta Figueras.

En el caso de que la paciente dé positivo, el protocolo señala que la mujer debe «dar a luz en el paritorio 10 porque se encuentra situado enfrente de un quirófano por si surgiera una urgencia, y sin coincidieran dos casos «tampoco pasaría nada porque podría parir en cualquiera de las otras salas», añade la responsable de Paritorios del Materno. En este sentido envía un mensaje de tranquilidad a las madres que están esperando «quienes deben tener claro que nosotros estamos protegidos con mascarillas y vamos a protegerlas a ellas».