El uso de mascarillas en exteriores dejará de ser obligatorio desde este jueves. / EP

España se quita la mascarilla con la incidencia en los 1.692 casos

Sanidad contabiliza 62.839 nuevos casos y 282 muertes en las últimas 24 horas

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

España entra este jueves en una nueva fase de la pandemia, el fin de la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores, con los indicadores en niveles altos, pero en continuo descenso. La incidencia acumulada siguió ayer con la caída que inició hace dos semanas para situarse en los 1.692 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días, 200 menos que la jornada anterior.

Los nuevos contagios, 62.839, repuntaron respecto al martes, pero se quedaron por debajo de las cifras de la semana previa. Según las estadísticas oficiales, en la pandemia se han registrado 10.502.141 infecciones por covid.

Las muertes experimentaron un retroceso, 282 decesos computados en las últimas 24 horas frente a los 361 del martes, pero permanecen en máximos de la sexta ola. Desde el 14 de octubre, cuando comenzó la por ahora última embestida del virus, el Ministerio de Sanidad ha computado 9.396 fallecimientos, que se elevan hasta 95.213, con prueba positiva, desde marzo del 2020.

Donde la situación mejora cada día es en los hospitales. Los pacientes covid representan el 11,58% de los ingresados en planta (12,20% el martes) y el 18,12% en las UCI (18,76%).

A partir de este jueves, se podrá ir por la calle sin mascarilla y los niños podrán prescindir de ella en los patios de los colegios.

Pero el decreto publicado ayer en el BOE especifica que este elemento de protección seguirá siendo obligatorio en eventos multitudinarios al aire libre cuando los asistentes estén de pie o, si están sentados, cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad de al menos 1,5 metros, lo que incluye, por ejemplo, los estadios de fútbol.

Suecia y Finlandia siguen el ejemplo danés y levantan las restricciones sanitarias

D. MARTÍNEZ

Una semana después de que Dinamarca diera carpetazo a la pandemia y levantara las medidas sanitarias de seguridad con el fin de retornar a la época precovid, otros países han seguido su ejemplo. Suecia ha puesto fin a casi la totalidad de las restricciones apelando a «una fase completamente nueva» que podría derivar en la descatalogación del Covid-19 como enfermedad de riesgo para el conjunto de la sociedad, gracias a la menor gravedad de la variante ómicron y al aumento de la población vacunada.

De esta manera, ya no hay restricciones de aforo para los eventos, ni limitaciones de horario o grupos en hostelería. Tampoco se aconsejará el uso de la mascarilla en el transporte público, tan solo se mantendrán recomendaciones específicas para quienes no estén inoculados o presenten síntomas.

Finlandia, por su parte, hará lo propio a partir del próximo lunes día 14. Levantará varias de las restricciones, como el aforo para espectáculos culturales y deportivos, así como en la hostelería -este sector, que actualmente debe dejar de despachar alcohol a las 20.00, podrá hacerlo hasta las 23.00-. Sin embargo, las discotecas seguirán cerradas hasta el 1 de marzo. El país nórdico, que registra una de las tasas de incidencia más bajas de la Unión Europea, seguirá recomendando el uso de mascarillas y la distancia social.