Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 23 de junio
La ginecóloga y sexóloga Leticia Maya. C7
«La falta de educación sexual se convierte en un problema de salud pública»

«La falta de educación sexual se convierte en un problema de salud pública»

El aumento de embarazos no deseados y de infecciones de transmisión sexual apuntan un déficit en el abordaje educativo de esta parcela de la vida

Carmen Delia Aranda

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 19 de septiembre 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Día Mundial de la Salud Sexual fue el 4 de septiembre y pasó sin pena ni gloria. Es una señal más de la nula relevancia que se le da a este aspecto de la vida, apenas abordado en el sistema sanitario público.

De hecho, hay muy pocos datos que ayuden a calibrar cómo está la población canaria en este sentido. «La encuesta de salud solo pregunta sobre las visitas al ginecólogo. Los datos epidemiológicos sobre las infecciones de transmisión sexual y de las interrupciones voluntarias de los embarazos son las únicas pistas que tenemos sobre la salud sexual de los canarios y los datos no son buenos», explica la ginecóloga y sexóloga Leticia Maya.

EN CONTEXTO

  • Sin estudiar Las infecciones de transmisión sexual y los abortos son dos de los pocos datos que hay para calibrar la salud sexual

  • Infecciones En Canarias hubo en 2022 710 casos de clamidia, 707 de sífilis y 515 de gonorrea, un 26%, 40% y 70% más respectivamente que el año anterior

  • Tasa de abortos El último dato de los abortos voluntarios sitúa a Canarias como la séptima comunidad con la tasa más alta

Más allá de estos indicadores, cuya evolución en Canarias es preocupante, apenas hay datos de la salud sexual de los isleños en lo que respecta a disfunciones, violencia sexual, la tolerancia hacia la homosexualidad, consumo de pornografía o prostitución, entre otras cuestiones. «La salud sexual se define como un estado de bienestar físico y psíquico respecto a uno mismo. Para conseguirla los derechos sexuales deben estar protegidos y muchas veces eso no se contempla», indica Maya, sexóloga y ginecóloga del hospital Materno Infantil de Gran Canaria y del Minilla Centro Médico.

Los datos sobre las infecciones de transmisión sexual (ITS) son reveladores y su aumento se vincula directamente con prácticas sexuales no seguras.

Así, el año pasado en Canarias se registraron 515 casos de gonorrea, un 71% más que el año anterior; 710 infecciones por clamidia, es decir, un 26% más que en 2021 y 707 de sífilis, lo que supone un aumento interanual de un 40%, según el informe 2022 de la Red Canaria de Vigilancia Epidemiológica.

El documento atribuye la tendencia alcista a la mejora del diagnóstico, al aumento de las relaciones sexuales y del número de parejas de la población, la disminución del uso del preservativo y la pérdida del miedo al VIH.

En cuanto al número de abortos, Canarias fue en 2021 la séptima región con mayor porcentaje de interrupciones voluntarias del embarazo, con 10,61 por cada 1.000 mujeres.

«No podemos analizar la salud sexual de la población canaria solo con estos datos, pero está claro que algo está fallando», indica Maya quien resalta que la educación sexual no se limita a recomendar el uso del preservativo para evitar ITS. «Hay que enseñar otras cosas: a tener amor propio para no aceptar relaciones sin condón, por ejemplo», apunta.

«El abordaje de la sexualidad requiere un amplio autoconocimiento para saber fijar los límites en función del propio cuerpo e ir, poco a poco, conectando con la sexualidad de forma genuina y responsable», señala la sexóloga que resalta que en los países con más educación sexual los jóvenes retrasan el inicio de sus relaciones.

Sin embargo, a las consultas de los sexólogos cada vez llegan más casos de embarazos no deseados, adicción al porno y a la prostitución y de violencia sexual. «La falta de educación sexual se convierte en un problema de salud pública», lamenta.

Un malestar producto de bulos, temas prohibidos y pornografía

La información disponible sobre salud sexual es mala, abundante y nociva. Los jóvenes han encontrado sus referencias en influencers y han asumido actitudes y estéticas difundidas a través de la pornografía, que no deja de ser ficción. «La salud sexual se trata acercándonos de lejos, si se habla de orientación sexual o identidad de género se tacha de ideología», explica la ginecóloga y sexóloga Leticia Maya. «Si diéramos educación sexual buena, la tasa de labioplastia disminuiría», indica sobre las cirugías estéticas de vulva. «La información que les llega a los jóvenes no es de calidad», lamenta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios