Los epidemiólogos no descartan que la mascarilla vuelva a ser obligatoria

Los expertos reclaman «prudencia» y recuerdan que pese al fin de esta restricción, la pandemia «no ha terminado»

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

La Sociedad Española de Epidemiología (SEE) no descarta que la mascarilla pueda volver a ser obligatoria si la situación epidemiológica del país empeora, como ya ha ocurrido en otros países. Los epidemiólogos insisten en que la desaparición de la mascarilla obligatoria en determinados interiores «no significa que la pandemia haya acabado», recuerdan que debe usarse en residencias, hospitales y transporte público y subrayan su utilización «sigue siendo altamente recomendable en otras situaciones, especialmente en aquellas en las que puede haber contacto prolongado con otras personas y aglomeraciones» y «también en espacios reducidos en los que no pueda mantenerse la distancia de seguridad, como eventos multitudinarios, y en lugares sin ventilación adecuada, como en andenes o estaciones concurridas».

Los expertos reclaman «prudencia», sobre todo tras analizar los datos de la incidencia acumulada, que «sigue subiendo y se sitúa en los 608,16 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días». Además, apuntan que el número de pacientes hospitalizados ha pasado de 4.779 a 6.455 tras la Semana Santa.

En el caso de las personas vulnerables o de riesgo, la SEE amplía la recomendación de llevar mascarilla tanto en espacios cerrados como en espacios abiertos en los que no se pueda mantener la distancia interpersonal. «La población general también juega un papel fundamental en la protección de los más vulnerables. Por ello es conveniente que usen mascarillas cuando se reúnan con familiares o allegados de riesgo, especialmente si dichos encuentros tienen lugar en interiores», señalan los epidemiólogos.