El miedo a ir al hospital por el virus contiene las listas de espera

Sanidad reconoce que el leve aumento de los pacientes pendientes de ser atendidos en Canarias se debe al efecto de la epidemia en el sistema sanitario. La destitución de Guillermo Burillo provoca dimisiones en cadena en el HUC

CARMEN DELIA ARANDA | LAS PALMAS DE GRAN CANAIRA

Las listas de espera de los hospitales canarios no han sufrido un aumento debido a la paralización de la actividad sanitaria durante la epidemia de covid-19. Una circunstancia que se atribuye a la reticencia de los pacientes a pedir cita y a acudir a los centros hospitalarios, según explicó ayer ante el Pleno del Parlamento canario el consejero de Sanidad, Julio Pérez.

«No es creíble que las listas de espera no hayan aumentado», señaló Pérez quien achacó este año a que no ha habido nuevas inscripciones en las listas de espera y porque los pacientes llamados no han querido acudir a sus citas. «No han aceptado invitaciones a venir al hospital porque hay cierta retracción a acudir a los hospitales por el covid», explicó Pérez a colación de una pregunta formulada por el diputado del grupo del Partido Popular, Miguel Ángel Ponce González, acerca del aumento de las listas de espera como consecuencia de la epidemia.

«La variación que se ha producido en los números de la lista de espera debe tomarse como una información provisional que será corregida a medida que la situación varíe. En cuanto a número de pacientes, no se ha producido un incremento de las personas en lista espera pero sí se ha producido un aumento en los días de demora», dijo el consejero en respuesta a su pregunta. No obstante, Pérez recalcó que estas cifras no se ajustan a la realidad, sino a una situación distorsionada por la epidemia. «Los datos no están publicados porque no reflejan la realidad, sino que reflejan una anomalía: la de los hospitales vacíos por el covid», puntualizó el responsable autonómico en materia de Sanidad, quien confía en que la «recuperación de la actividad asistencial modifique estos datos en los próximos días».

De febrero a abril, cuando la epidemia tuvo su pico máximo en Canarias, las listas de espera pasaron de 26.500 a 27.051 pacientes, es decir, solo aumentó en 551 personas aunque el tiempo de demora aumento en una media de 32 días al pasar de 133,86 a 166,50 días, según los datos ofrecidos a finales de mayo por el director de Programas Asistenciales del Servicio Canario de Salud (SCS), Octavio Jiménez.

Este aumento contenido de las listas de espera se debió a que, debido a la crisis causada por el coronavirus en el sistema sanitario, se dejaron de derivar pacientes al especialista o al quirófano, y que, en aquellos días, alrededor del 80% de las consultas médicas se realizaron telefónicamente.