El Materno apura un plan contra la espera para una resonancia infantil

El hospital reconoce que la falta de anestesistas y quirófanos ha incrementado la lista de pacientes para la pruebas diagnósticas. Se agilizarán a partir del 1 de abril y en horario de tarde.

Odra rodríguez las palmas de gran canaria

La dirección médica del Materno-Infantil no esconde que la falta de anestesistas y quirófanos ha provocado el incremento de la lista de espera pediátrica para una resonancia magnética, pero señala que el hospital tiene previsto un plan de choque para afrontar esta demora, que se aplicará en horario de tarde a partir del uno de abril y en el que se han implicado los servicios de pediatría, anestesia y radiología. Mercedes Prieto, directora médica del citado centro sanitario, rehusa cuantificar el número de niños y el tiempo de demora que tiene el hospital para realizar esta prueba diagnóstica, aunque sí apunta que son «bastantes niños ya que esta prueba diagnóstica está sustituyendo al TAC».

La responsable, no obstante, asegura que lleva tratando de resolver esta precariedad «desde el verano pasado» activando, sobre todo, medidas «para aprovechar el tiempo de anestesia para poder sacar adelante, sobre todo, las resonancias y TAC urgentes y preferentes. Tenemos que reconocer la existencia de una lista de espera en resonancia magnética, pero en ella no hay pacientes oncológicos ni cardiópatas pendientes de diagnosticar». En este sentido, Prieto indica que el hospital cuenta desde el 15 de enero con un «anestesista asignado al equipo de rayos y desde entonces, se viene priorizando el uso de los quirófano que no tienen lista de espera para atender a los pacientes que requieren de estas pruebas diagnóstica. «Desde ese día se utilizan entre tres y cinco días a la semana para resonancias y TAC infantil para todas las urgencias, preferencias y listas de espera», afirma la directora médica.

Las alarmas saltaron en noviembre de 2018 cuando familiares de 22 niños denunciaron que llevaban seis meses pendientes de un diagnóstico, después de que el Materno meses antes, en concreto, en febrero, pusiera en marcha su nuevo equipo de resonancia magnética que no se implementó con un profesional anestesista pediátrico y que vio la luz porque Podemos la trasladó al Parlamento canario. Los profesionales reiteraron esta denuncia hace dos semanas a este periódico, quienes criticaron que la gerencia del complejo hospitalario Insular Materno-Infantil estuviera «más preocupada en reducir las lista de espera y derivar todos los recursos existentes a los quirófanos, incluso llegando a utilizar uno de los quirófanos de Ginecología para cirugías del hospital Insular y con los anestesistas del Materno, mientras los niños no disponen de los recursos necesarios para esta prueba diagnóstica».

Prieto, por su lado, insiste en que la carencia de profesionales anestesistas pediátricos para contratar «no solo afecta a Canarias sino que se podría decir que es un mal endémico en toda España», y recuerda que estas prueba en niños son «más complejas porque tienes que dormir al niño para realizarle un estudio que lleva casi dos horas. En una tarde podemos atender hasta 15 adultos, pero con niños solo se alcanza a 2 o 3. Es muy complejo y tenemos que asegurarnos que todo funcione muy bien con un anestesista pediátrico».