La detección precoz logra un 90% de supervivencia en el cáncer de colon

Es el tipo de tumor más diagnosticado en España, con más de 43.000 nuevos casos anuales tanto entre hombres como entre mujeres

Alfonso Torices
ALFONSO TORICES Madrid

El dato negativo es que el cáncer de colon y recto es el tipo de tumor maligno más diagnosticado en España. Cada año se detectan más de 43.000 nuevos casos y es el segundo tipo de patología oncológica más repetido tanto entre los hombres como entre las mujeres. En el primer grupo es el cáncer más habitual tras el de próstata y en el segundo, el tumor más frecuente tras el de mama. Sin embargo, la buena noticia es que se trata de la variante oncológica en la que mayor porcentaje de curaciones consiguen los especialistas médicos españoles.

Cuando este clase de patología es detectada en una fase temprana la tasa de supervivencia de los pacientes es altísima. Logran salvar la vida el 90% de los enfermos, según refleja un informe de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) que, en la semana en la que se celebra del Día Mundial contra el Cáncer de Colon, quiere concienciar a la población de que se está ante una dolencia evitable, y en el peor de los casos curable, siempre que se apueste por la prevención.

Los expertos, no obstante, advierten de que para que sea posible el altísimo grado de éxito contra la enfermedad hay que comprometerse con dos palabras clave: prevención, para evitar en lo posible el desarrollo de la enfermedad, y detección precoz, para diagnosticar el tumor en un estadio inicial, que permita una alta eficacia en su destrucción.

Para minimizar los casos hay que combinar una alimentación baja en grasas y rica en fruta y verduras con la participación en los programas de cribado a partir de los 50 años

Todos, recuerda la FEAD, podemos hacer mucho para evitar o al menos alejar en el tiempo la posibilidad de un diagnóstico de cáncer de colon. Lo principal es arrinconar en el día a día los factores de riesgo que favorecen la enfermedad, con una alimentación sana y un estilo de vida saludable que cuiden el aparato digestivo. A ello contribuyen una dieta baja en grasas y carnes rojas y rica en la fibra y las vitaminas que proporciona las verduras y las frutas; una actividad física regular, que impida caer en el sobrepeso o la obesidad; olvidar el tabaco y tener un consumo cero o al menos moderado de alcohol. Como complemento, se recomienda «prestar atención al colon para saber detectar si hay un cambio drástico en el ritmo intestinal, cambios de peso, sangre en heces» u otros indicios o pistas de un posible problema médico, según aconseja Cristina Carretero, especialista de FEAD.

A partir de los 50 años, que es cuando la edad comienza a convertirse en un factor de riesgo, o aunque se sea joven si se tienen antecedentes familiares de este tipo de tumores, los especialistas tienen claro que el arma más eficaz contra la dolencia son los programas de cribado que ofertan prácticamente todos los servicios de salud autonómicos como instrumento preventivo. Consisten en la realización de un análisis periódico de heces en busca de sangre oculta que, en caso de dar positivo, se completa con la práctica de una colonoscopia, para comprobar si existe algún pólipo o lesión en el intestino y poder determinar con una biopsia si es maligno o no.

Precedentes familiares

Si existen antecedentes genéticos claros de la enfermedad, como por ejemplo que ya la hayan padecido al menos dos familiares de primer grado (padres, hermanos o hijos), los expertos creen indispensable visitar pronto al especialista, para que pueda realizar el estudio médico necesario, y adelantar los cribados periódicos en heces a los 40 años, además de realizarse una colonoscopia de control al menos cada cinco años.

Por un potencial aumento del riesgo semejante, también deberían someterse sin dilaciones a unos controles preventivos específicos, que en cada caso deberá determinar el especialista de aparato digestivo que los atienda, los ciudadanos que padezcan alguna enfermedad inflamatoria intestinal, como puede ser la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.