La ministra de Sanidad, Carolina Darias. / EFE

La incidencia sigue cayendo y se sitúa en los 3.078 casos

«Todos los datos apuntan a que hemos doblegado la curva», apunta la ministra Darias mientras su departamento notifica 118.922 y 199 muertos

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTO Madrid

El Gobierno comienza a dar por superada la sexta ola de la covid-19. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, afirmó este viernes que el final de la embestida de ómicron, la variante que ha puesto en jaque el sistema sanitario de nuevo, está más cerca que nunca. «Todos los datos apuntan a que hemos doblegado la curva», aseguró Darias durante una visita al Hospital Son Llàtzer, en Palma de Mallorca. La ministra pidió «prudencia», pero recordó que «los datos de bajada se van consolidando día a día».

La actualización diaria de la pandemia confirmó el descenso iniciado en los días previos. La incidencia cayó 61 puntos respecto al jueves y se quedó en los 3.078 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días. El máximo nacional lo marca ahora Cataluña, el único territorio que supera los 5.000 casos (5.352), y el mínimo está en Andalucía, con 1.076. Desde el lunes, este indicador ha retrocedido 303 puntos en el conjunto del país y ha caído toda la semana (cinco jornadas). Además, el hecho de que la incidencia a siete días esté ahora en los 1.306 casos, menos del 50% de la de 14, permite augurar que los descensos continuarán en las próximas jornadas.

El 17 de enero, la incidencia comenzó a estabilizarse en el entorno de los 3.400 casos por cada 100.000 habitantes, tras once semanas consecutivas de subida exponencial y una meseta con altibajos. Ómicron se ha mostrado como una variante mucho más contagiosa que la previa, delta, pero «menos virulenta», corroboró Darias, algo que se deduce en la mejora de la presión hospitalaria.

Según los datos del ministerio, 18.548 pacientes están ingresados con covid-19 y de ellos, 2.099 se recuperan en las unidades de cuidados intensivos. El 14,85% de las camas totales y el 22,16% de las UCI están ocupadas por pacientes covid. El pico de hospitalizaciones de esta sexta ola (el día 24, 15,76%en planta y 23,94% en intensivos) parece quedar atrás.

La caída de la incidencia viene de la mano de un descenso de los nuevos contagios, que también han empezado a caer progresivamente esta semana. Sanidad registró 118.922 nuevos contagios, y la semana se cierra con una media de 125.000 infecciones notificadas cada día, por debajo de las 150.000 que se computaron en la semana anterior. De todas formas, la explosión de contagios causada por ómicron ha disparado el total de casos confirmados con prueba desde el inicio de la pandemia, que ya se encuentra en los 9.779.130.

Pero el alto número de fallecimientos recuerda todavía los efectos devastadores de la sexta ola. El departamento de Carolina Darias notificó este viernes 199 muertes y la semana se cierra con 1.225 decesos, registro récord desde la tercera ola, aunque el pasado martes se incluyó un ajuste del País Vasco que ha elevado la cifra total. El global de óbitos desde el inicio de la pandemia se halla en los 92.966, según las estadísticas oficiales.

La mejora de los datos abre las puertas a los planes del Gobierno de «gripalizar» la pandemia. Darias dijo que se va a empezar a trabajar en propuestas que permitan ir avanzando en un cambio en la observación de la pandemia, que «pase de vigilancia por emergencia a vigilancia por objetivos», aunque la ministra dejó claro que esto no sucederá hasta que la sexta ola esté completamente vencida.

Además, en su comparecencia, Darias explicó que el Gobierno está negociando un contrato bilateral con la farmacéutica Pfizer para la compra de 344.000 tratamientos orales. Estas conversaciones con la compañía habían comenzado incluso antes de que este jueves, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) diera luz verde a las pastillas anticovid de Pfizer, el primer medicamento oral que recibe la aprobación de la Unión Europea.