Cribado a jóvenes en Pamplona tras los macrobrotes de junio. / EFE

El 68% de los contagiados en la quinta ola tenía menos de 40 años

El virus deja durante el verano 1.182.201 contagios, 4.796 fallecidos, 44.593 hospitalizaciones y 4.226 ingresos en UCI

ÁLVARO SOTO | MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Con la incidencia acumulada en el entorno de los 40 casos, la quinta ola de la covid-19 en España parece ya una lejana pesadilla, pero su impacto ha sido muy importante en todos los grupos de edad, y especialmente llamativo entre los jóvenes, al nivel de la primera y de la tercera, las dos más devastadoras hasta ahora.

Desde el 20 de junio, cuando se inició esta quinta ola con la explosión de casos en los viajes de fin de curso y con la relajación en el uso de la mascarilla, 1.182.201 personas se han contagiado de covid-19 en España y de ellas, el 68% (806.249), casi siete de cada diez, tenían menos de 40 años. En solo un mes, desde el 25 de junio hasta el 27 de julio, la incidencia general pasó de los cien casos hasta los 701, pero concretamente en los grupos de edad de entre 10 y 19 años y de entre 20 y 29 se rozaron incluso las 2.000 infecciones por cada 100.000 habitantes a finales de julio.

El total de fallecimientos por coronavirus durante la quinta embestida se ha elevado a 4.796 y según las cifras oficiales, ha sido la ola menos mortífera en cifras globales (la primera dejó 26.737 fallecidos; la segunda, 19.047; la tercera, 22.584; y la cuarta, 12.311), aunque en la comparación debe tenerse en cuenta la diferente duración de cada oleada (dos meses la primera, tres meses la tercera y la quinta, cuatro meses la cuarta y casi seis la segunda).

Entre los jóvenes, la quinta ola ha sido la tercera más dramática, con 89 fallecimientos de menores de 40 años, de acuerdo a los datos del Instituto Carlos III y de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave), actualizados el 6 de octubre, justo cuando la incidencia descendió por debajo de los 50 casos, pero todavía provisionales a la espera de confirmación. La ola más letal en esta franja de edad fue la tercera, después de Navidad, con 114 decesos; en la primera (de marzo al 11 de mayo del año pasado) se notificaron 94 decesos; 84 en la segunda (del 11 de mayo al 2 de diciembre), y 25 en la cuarta (del 24 de febrero al 20 de junio).

Por grupos de edad, la quinta ola ha dejado dos fallecidos menores de cinco años; otros dos entre cinco y nueve; tres entre diez y 19; 23 entre 20 y 29; 59 entre 30 y 39; 95 entre 40 y 49; 250 entre 50 y 59; 543 entre 60 y 69; 825 entre 70 y 79; 1.805 entre 80 y 89; y 1.180 por encima de 90 años.

Hospitalizaciones

Pero la virulencia de la 'ola joven' se ha sentido, sobre todo, en las hospitalizaciones. Desde el 20 de junio, 13.282 menores de 40 han tenido que ser ingresados por covid, el 30% del total de los 44.593 internamientos que se han producido en ese periodo. En ninguna oleada anterior se habían registrado números tan elevados de hospitalizaciones entre este grupo de edad. En la tercera fueron ingresados 11.417; en la segunda; 8.266; 6.079 en la cuarta y 5.627 en la primera.

En las UCI también se han registrado durante este verano máximos de jóvenes en la pandemia: 901 personas por debajo de los 40 años han terminado en las unidades de cuidados intensivos (el 21% de los 4.226 ingresos en intensivos desde el 20 de junio), frente a los 581 de la tercera, los 544 de la cuarta; los 470 de la segunda y los 392 de la primera.

La causa de la agresividad de la quinta ola con los jóvenes tiene que ver con la flexibilización de las medidas, decidida por el Ministerio de Sanidad y las comunidades antes del verano, pero sobre todo, con los bajos índices de vacunación en este grupo de edad antes del 20 de junio, cuando España no disponía de dosis suficientes para todos los habitantes del país y se priorizaba por grupos de edad. Según los datos del Ministerio de Sanidad, el 23 de junio la vacunación era mínima entre los menores de 40 años: solo el 10,7% de los españoles de entre 30 y 39 años había recibido la pauta completa; el 9% entre los 20 y los 29; y el 0,5% entre los 12 y los 19. Ahora, aunque los porcentajes de vacunación se encuentran estancados desde hace días, los pinchazos están muy extendidos entre los jóvenes. El 75,3% de los españoles de entre 30 y 39 años ha sido inoculado con la pauta completa; el 75,7% de entre los de 20 y 29; y el 80,2% de entre los de 12 y 19.

Año y medio después del inicio de la pandemia, en marzo de 2020, el informe del Carlos III y Renave ofrece una visión general de las consecuencias de la covid-19 en España, aunque la falta de acceso a las pruebas hace que la información oficial no contenga todos los casos reales. Aun así, hasta el 6 de octubre, el coronavirus había dejado 4.969.491 contagios; 429.330 hospitalizaciones; 40.855 ingresos en cuidados intensivos y 86.671 fallecimientos. El grupo de edad con más defunciones es el de las personas de entre 80 y 89 años, con 34.745.