Canarias propone abrir comercios y dejar salir a mayores y a hacer deporte el lunes

El Gobierno pedirá que el archipiélago inicie su desconfinamiento el día 27, avalado por la buena situación de la pandemia. Plantea franjas horarias para que mayores y niños no coincidan en la calle. Se deben respetar las distancias y usar mascarillas

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

E l Gobierno de Canarias propondrá al Ministerio de Sanidad una serie de medidas para relajar el confinamiento en Canarias a partir del lunes que, en una primera fase, contemplaría la posibilidad de hacer ejercicio al aire libre en determinada franja horaria; la opción de salir a pasear para las personas mayores, en otro momento del día, además de la apertura de ciertos comercios minoristas y establecimientos de servicios, como las peluquerías. A estas medidas de relajación del confinamiento se sumaría la salida de los menores de 14 años, permitidas a ciertos horarios.

Así lo explicó anoche el director del Servicio Canario de Salud, Antonio Olivera, a la salida de una reunión del Comité de Gestión de Emergencia Sanitaria en la que durante seis horas barajaron distintas opciones basándose en los indicadores epidemiológicos que sitúan a Canarias en una posición privilegiada respecto al resto de las comunidades españolas, mucho más castigadas por el Covid-19. Olivera recordó que con una incidencia acumulada de 15 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, Canarias tiene «margen de maniobra para plantearse que es la primera de las regiones que cumple los requisitos para empezar antes a adaptarse a lo que podríamos denominar como una ‘nueva normalidad’».

Estas medidas singulares para relajar el confinamiento en la comunidad autónoma deberían quedar amparadas legalmente por el Gobierno central. «No sabemos cómo lo va a instrumentalizar el Estado. Si hará cambios en el decreto que regula el estado de alarma o si va a habilitar, en esa nueva redacción del decreto, al ministro de Sanidad para que pueda establecer órdenes específicas que lo regulen», indicó Olivera. En todo caso, añadió, el Ejecutivo español parece tener una «voluntad clara y manifiesta de contemplar estas diferencias siempre atendiendo a indicadores objetivos y evaluables».

Esta primera fase de desconfinamiento, propuesta para iniciarse el 27 de abril, afectará a sectores de la población limitados que deberán regirse por unas restricciones horarias y espaciales, para evitar la masificación y los desplazamientos. Además, las normas a seguir serán más laxas aún en ciertas islas; en concreto en La Graciosa, donde nadie ha contraído la enfermedad, además de en El Hierro y en La Gomera, que llevan más de 14 días sin registrar ningún positivo.

Así, las medidas que propondrá mañana el Gobierno de Canarias al central regularán las salidas para la práctica deportiva al aire libre a determinadas horas y cerca del domicilio. También se propone la posibilidad de que las «personas mayores y vulnerables» salgan a pasear a la calle en una «franja horaria en la que no coincidan con los niños», manifestó Olivera, quien recordó que las condiciones de relajación del confinamiento para los menores tienen rango nacional.

Otra de las propuestas de esta primera fase de desconfinamiento es la recuperación de «ciertas actividades económicas con bajo riesgo y que algunos comercios adicionales puedan ir abriendo sus puertas. Que además de ir al supermercado, se pueda ir a otro tipo de comercio minorista, como tiendas de ropa, y se plantea la apertura de algunos establecimientos de servicios, como las peluquerías», señaló el director del Servicio Canario de Salud.

En todo caso, en todas estas actividades habrá que seguir unas normas de higiene, de distancia física y de protección, como el uso de mascarillas.

El siguiente paso de la normalización escalonada se realizaría en función del efecto que tenga esta fase en los indicadores epidémicos y del nivel de cumplimiento de la población. «Va a depender de lo que suceda. Retomar ir a la playa –un elemento especialmente relevante– se adoptará en un segundo paso según evolucione la epidemia y la capacidad para afrontarla en las distintas islas», subrayó Olivera.