Canarias aprueba su decreto de ‘nueva normalidad’

Canarias entra el domingo en la ‘nueva normalidad’, dejando atrás el estado de alarma decretado por el Gobierno en marzo para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

ODRA RODRÍGUEZ / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Así lo anunció este mediodía el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, en su comparecencia ante los medios tras la aprobación del decreto que regulará la nueva normalidad en las islas en el Consejo de Gobierno. Entrará en vigor a las 00.00 horas del domingo, una nueva etapa en la que el jefe del Ejecutivo canario insiste en que no se «puede bajar la guardia y se debe continuar respetando y cumpliendo» con las normas de seguridad, es decir, las distancias interpersonales y el uso obligatorio de la mascarilla.

El decreto canario señala que comunidad entra en la ‘nueva normalidad’ a «la vista de la evolución de la crisis sanitaria» en el territorio, con lo que quedan sin efecto en el archipiélago todas las medidas derivadas de la declaración del estado de alarma el 14 de marzo y por lo que se establece que la comunidad autónoma «es plenamente la autoridad competente para gestionar esta fase de desescalada, según indicó Torres.

El presidente enumeró de forma prolija el contenido del decreto aprobado que se concreta en limitaciones de los aforos de los eventos con un máximo de 1.000 personas en espacios abiertos y de 300, en cerrados, aunque, de manera excepcional e individualizada, se podrá solicitar a la dirección general de Salud Pública autorizaciones y permisos para desarrollar eventos con un mayor número de personas.

En los centros docentes será la Consejería de Educación la que elabore el protocolo de la vuelta a las clases en septiembre y en el caso del ámbito universitario serán competencia de las propias universidades las que se encarguen del retorno a las clases de forma presencial.

Los restaurantes no tendrán aforo máximo aunque deberán respetar las distancias, no utilizarán carta de papel y los comensales no se podrán sentar sin haberse limpiado antes el mobiliario.

En los espacios turísticos tampoco se limitarán los aforos.

Con respecto al turismo activo se podrán realizar por la empresas sin restricciones.

Centro comerciales y tiendas podrán abrir no superando el 75% del aforo permitido, pero quedan fuera de esta norma los establecimientos que ya tenían la excepcionalidad como estancos, farmacias, peluquerías supermercados...

En el cine y teatro desaparece el aforo pero las butacas deben estar preasignadas y con la separación pertinente entre las personas.

En Museos y salas de exposición, bibliotecas y salas desaparece el aforo aunque se hace hincapié en la vigilancia del cumplimiento de las normas de seguridad.

En el servicio público se potenciará el uso telemático y se potenciará el teletrabajo.

Práctica deportiva será individual o en pareja sin franja ni margen horario en grupos de no más de 30 personas en espacios abiertos y de 25 personas en espacios cerrados siempre que no se exceda las 2/3 partes de su aforo, un máximo de 25 personas en reuniones de deportes federados.

Respecto a los eventos deportivos se establece un protocolo para que las personas estén sentados con distancia entre ellos y no excediendo de 70% del aforo.

Actos religiosos, no más del 70% del aforo.

Velatorios y entierro, con 50 personas en espacios abiertos, 20 en cerrados y solo 5 en sala de cremación.

Celebraciones de bodas se mantiene con 250 personas máximo al aire libre y 150 en espacios cerrados Las playas son competencia de los ayuntamientos y deben tener un aforo en función de la superficie de la playa.

Medidas de desinfección. Se promueve el pago con tarjeta, se hará recordatorios con campañas de prevención haciendo hincapié en la limpieza de manos.